Apaga la Tele y Revisa Tus Valores para Vivir sin Miedo

Tras un maravilloso viaje a Paraguay y Uruguay de tres semanas me esperaba en mi casa una gran oportunidad de crecimiento:
Al entrar por la portería del edificio donde vivo me comunicaron que la puerta de mi apartamento estaba forzada. Subimos al rellano de apartamento y la puerta tenía signos claros de haber sido forzada. ¿Quién se deja la puerta abierta «hoy en día»? Hace falta algo de confianza…
Tras un rato de oportunidades de mantener la calma, conseguimos abrir la puerta y pudimos comprobar que se nos habían adelantado llevándose todo lo que tenía un valor material. No me dejaron ni el casco para salir a dar una vuelta con mi moto y airearme un poco….
Llevábamos 16 horas de viaje y ahí siguieron las oportunidades de estar atentas a la programación:
El cerrajero decía que tuviera cuidado con la policía porqué ellos daban información a ladrones para que entraran en las casas. El policía decía que no hablara delante del cerrajero porqué sabían como abrir cualquier puerta. El portero que había sido alguien que me conoce seguro. La científica que si tenía algún ex-novio celoso…Me recordó a la época en que veía a la tele, actuaban con la desconfianza de un guionista de una serie barata, no precisamente por el presupuesto, que quiere tener a alguien enganchado a una pantalla para seguir la trama de una película que crea en nuestra realidad situaciones de desconfianza y miedo. Hace más de de 8 años que no veo la tele y ahora, más que nunca, me doy cuenta de lo que bien que me sienta…

¿Dónde están nuestros verdaderos Valores? La confianza, el amor, el respeto, la empatía, el compañerismo, la solidaridad….y no lo digo por las personas que entraron en el apartamento precisamente, ellas solo creaban congruencia entre el interior y el exterior. ¿Cómo un desconocido no se lo piensa dos vez para hacernos dudar de nuestros amigos y familia? La cultura del miedo maneja las vidas de los que viven sin confianza. El miedo es lo que alimenta las aseguradoras.

Si vivimos sin confianza, no importa lo que nos roben siempre seremos pobres.

Los valores como el amor, la abundancia y la confianza son estados interiores de la riqueza humana desde los que vivir como merecemos, nadie puede quitarte algo que es verdaderamente tuyo, entonces ¿Por qué tener miedo?
¿Merece la pena «matarse» trabajando, como dicen algun@s, para pagar seguros o es más congruente restaurar tu valor de la confianza y vivir sabiendo que el mundo es un lugar seguro? Si piensas que no lo es: Revisa tus valores ;).

En la programación existen comúnmente informaciones tipo: No te fíes de extraños, todo el mundo va a la suya, piensa mal y acertarás, etc…que luego hollywood se ha dedicado a plasmar en escenas ficticias que «alimentan» nuestro cerebro hasta la absurdidad de «hacerlo realidad» y vivir según ese «peliculero miedo», igualito que lo de creer en el príncipe azul solo que un poco más llamativo.
Está claro que creamos y que lo hacemos desde nuestras creencias, por eso la invitación a encontrar los propios valores en lugar de robarle horas de atención e intención a nuestro sistema delante de una pantalla que por algo la llaman la caja tonta.

Somos seres maravillosos con distintas programaciones infantiles y nuestro exterior es reflejo de esa programación así que tenemos una oportunidad de cambio ¿Vives con miedo o con confianza? y lo que verdaderamente importa: ¿Qué eliges a partir de ahora?
Muchas veces nuestra mente es como un caballo desbocado de pensamientos negativos que se enlazan entre ellos hasta llegar a una conclusión casi siempre nefasta pero esa no es nuestra naturaleza: Si un niño le dice a su amigo que le duele un brazo, éste no le dice: ¿Es el izquierdo? Eso es un ataque al corazón seguro…le cuida dándole amor que es lo natural pero el adulto preso del miedo enlaza un pensamiento hollywoodiense con otro para acabar en lo peor y yendo al médico esperando su tajante diagnóstico. ç

Estamos creando instante a instante y cuando somos conscientes de cada pensamiento podemos elegir, la mente solo responde a nuestro sistema de creencias y nuestros hábitos. Lo que consideras entretenimiento, ver la tele, está llenando tu sistema de miedos absurdos.
Observa una planta, verás la vida, huele una flor, olerás la vida, mira a los ojos, sentirás la vida porqué está rodeándonos constantemente, somos nosotr@s: confianza, amor, abundancia, colaboración, empatía…

Como buen@s creador@s es momento apagar la televisión y escoger los valores con los que vivir la vida que queremos.

7 comentarios

  1. En el gimnasio donde voy te aconsejan poner un candado en la taquilla para que no roben. La verdad es que no me hacia gracia pensar que la gente va robando por ahí y nunca lo puse. Llevo unos tres años así y nunca me han robado nada. Alguna vez si que me entra el canguelo pero procuro que pase rápido. Hay que confiar en que hay gente buena.
    Un saludo Eva

  2. Gracias Emilio por compartir la experiencia!!
    Aparece una bonita metáfora y una inspiración para un post:
    La vida sin candados…
    También gracias sobre todo por «hacer pasar el canguelo» en lugar de reaccionar poniendo el candado y por estar ahí 😉
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.