Compararse…..¿Para qué?

¿Cómo te sienta compararte? Entonces, no te compares más, no te ayuda en nada, ni para ver lo mal que vas, ni para lo bien que vas.
Demasiada referencia exterior nos separa del camino de la inspiración, de vivir conectadas con nosotras y con la vida.
Seguimos pendientes de la valoración exterior y eso crea una tensión constante que se suele acumular en alguna parte de nuestro cuerpo que luego duele solamente para que la dejemos ir.
Hay demasiados inputs ahí fuera para poder mantenernos enfocados sobre todo cuando aún estamos débiles, cuando estamos en procesos de cambio.
Muchos salimos de haber sido guiados, durante toda nuestra vida, hace muy poco tiempo. Creíamos que el mundo era como nos habían contado y ahora descubrimos que no, que no existe una sola forma de vivir. Pero la competencia y la exigencia aprendidas nos siguen invitando, como un amor pasado que nos tienta a lo conocido, a compararnos con los demás.
¿Y si los demás también soy yo? Tal vez por eso la comparación me hace sentir mal porque veo al otro separado de mí y entonces le puedo juzgar y criticar pero en realidad estoy juzgando y criticando a mi misma.
Cuando pienso demasiado me alejo tanto del momento que pierdo la perspectiva de lo que es. Entonces mi costumbre, mis hábitos y mis patrones se cuelan en el aquí y ahora y nublan la maravilla de cada momento.
Estoy leyendo esto, lo estoy escribiendo, y hay una cosa que es cierta estoy viva. Estar viva no quiere decir vivir plenamente, se puede vivir mediocremente, algunas veces lo hago sin darme cuenta, es cuando estoy en mi cabeza comparándome con lo que debería ser y quejándome por no serlo.
Como vivir es una decisión que sale del interior de cada ser vivo.

Yo no veo ningún animal viviendo a medias, solamente el ser humano domesticado que no vive plenamente persiguiendo ser alguien…cuando ya lo es.

Ese concepto de ser alguien, de hacer las cosas de otra manera, se vuelve tan duro y tan cruel, a veces, que perdemos la posibilidad de vivir vida plenamente. Requiere demasiada energía ser “alguien” cuando ya lo eres, es como estar buscando las gafas de sol en el bolso que te habías puesto en la cabeza en un momento de sombra…
He pasado mucho tiempo comparándome con quien debería ser, con esa “alguien” que ni siquiera yo había elegido ser.
Querid@ lector/a, por si te pasa algo parecido recuerda que ya eres alguien y alguien magnífico con inmensas facultades y mucha energía que solamente necesita recordarlo cada vez que se le olvide, sin castigarse, sin compararse, sin querer ser otra persona ni ese “alguien” porque esa es la mejor forma de sentir la infelicidad y la insatisfacción de no ser tu mism@.
Hay montones de personas ahí fuera recordando su autenticidad y entrenándose para no compararse y ser ellas mismas con las que conectarás si estás en tu frecuencia, la del amor y el respeto.

Gracias por tu inspiración <3

Comparte

2 thoughts on “Compararse…..¿Para qué?

  1. Benjamín

    Tienes que ser como tu primo, tienes que ser como fulanito, tienes que ser un “hombre de provecho”…y te pones a buscar como un loco afuera para ser ese “alguien” que no llega nunca porque, como tu dices, ya somos, lo llevamos dentro joer. Gracias Eva

  2. Eva

    Gracias a ti también Benjamín. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>