Cuando Resuenan Las Emociones

resuenaTu vida avanza contigo, déjalo ir
Has decidido serte fiel, abre la puerta
Respira hondo y dirígete a donde quieres ir,
Cesa el pensamiento de ¿Por qué? y acepta de corazón.
Así puedes avanzar contigo y dejar que la vida te acompañe,
No importa lo que haya pasado, ni lo que tengas.
Tampoco tu edad, ni tu condición.
No necesitas entenderlo todo…solo confiar.

Algunas veces vivimos situaciones con otras personas que no comprendemos. De repente nos encontramos con una «reacción» inesperada de una persona que se adueña de nuestro pensamiento durante una buena temporada o vivimos situaciones «incomprensibles» para nosotros que generan ciertas emociones como rechazo, abandono, frustración, impotencia (no puedo), etcétera.
Todas estas emociones no tienen que ver la otra persona o la situación sino con nosotr@s mism@s, es decir, las sentimos porque resuenan en nuestro interior.

Recuerdo que hace tiempo si alguien me insultaba, me enfadaba mucho y le daba muchas vueltas. En cambio, si hoy en día escucho un insulto, ni se me pasa por la cabeza pensar que me estén hablando a mi, ¿Cual es la diferencia? Ya no resuena en mi interior. Hace años sí me creía inútil o idiota y por eso si alguien me llamaba inútil o idiota me sentía muy mal.
Así que cuando vivimos algo que «no nos gusta», si no resuena en nuestro interior, simplemente lo descartamos y seguimos con nuestras vidas.
Cuando hay eco, hay oportunidad de cambio.

Es sencillo de entender cuando miramos una situación desde la distancia porque hemos cambiado y la situación deja de tener la importancia que tenía cuando ocurrió.

Dada la falta de gestión de nuestras emociones sumado al patrón de hablar continuamente de lo que pasó, es fácil (según el sistema de creencias de cada persona) que un evento que podría ser iluminador pase a perpetuarse en el tiempo hasta deformarse exageradamente.

Dejando ir, aceptando las cosas como son y agradeciendo dejamos paso al cambio.
Manteniendo los pensamientos negativos y las dudas nos apegamos a situaciones inútiles.

Tu verdadero valor lo sabes tú y lo que piensen los demás es cosa suya. Cuando algo o alguien te altera y preocupa tienes una oportunidad de ver algo en ti, cambiarlo si quieres y dejar ir ese algo o alguien que te alteraba o preocupaba.

Si vas paseando por la calle y una persona te da un folleto de un restaurante que no te interesa, ¿Qué haces? ¿Guardarlo? ¿A que no? Lo tiras en la siguiente basura que lo puedas reciclar 😉 ¿Verdad? Entonces, ¿Para qué te quedas con lo que no quieres?
Agradece
Respira
Y ya lo estarás cambiando…

2 comentarios

  1. La analogía con el folmeto del restaurante me encanta!!!! Te la tomaré prestada, para compartirla con muchas personas, en procesos i dividuales y en formaciones, especialmente me resuena muy util para organizaciones 😉
    Gràcies!!!!! Una abraçada teeeeeeeeal!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.