Decepcionar a mi madre

amor-animales-763227
¿Cuántas cosas haces por no decepcionar a alguien?
Es sorprendente como a veces nos engañamos diciendo que hacemos algo por nosotr@s mism@s y si le ponemos un poco de conciencia nos damos cuenta que lo hacemos por otra persona.
Y lo más sorprendente aún es que la persona por la que más hacemos cosas para no decepcionar o por la que hacemos algo que realmente nos perjudica por no decepcionarla, es nuestra madre o quien fue nuestr@ cuidador/a durante nuestra infancia.
Debería ser todo lo contrario, con tu madre es con quién más querrías ser tu mism@ porque su amor hacia ti es incondicional, y ella es una parte muy importante de tu vida si estás haciendo cosas por no decepcionarla. y como tal una parte esencial en conseguir lo que quieres conseguir haciendo lo que quieres hacer.

Muchas veces, en conversaciones con personas que trabajan donde no quieren, les explico que una vez escuché a Wayne W.Dyer decir: “Soy autor de bestsellers, conferenciante y psicoterapeuta desde hace algunos años y está mañana he llamado a mi madre para contarle que estaba aquí en esta conferencia y me ha dicho: “hijo me haces sufrir mucho, cuando tendrás un trabajo de verdad””.

A eso me refiero con “decepcionar a mi madre”, hacer lo que amas hacer independientemente de si entra en los planes de otra persona o no, y sobre todo si incluye algún tipo de necesidad económica.
El dinero que debería ser nuestro aliado en todo, se vuelve nuestro capataz cuando hemos prometido algo o nos hemos comprometido con algo que nos impide tener bienestar.
Si no te sientes bien, tu capacidad para generar más dinero o tu capacidad para mantenerlo contigo se reduce sustancialmente, dicho de otra manera, te has esclavizado y esa esclavitud te impide conectar con la abundancia de quien eres.
“Si no recibís es porque estáis sacrificando vuestro bienestar para dar a otra persona” (Extraído de la conferencia “Conectar con la Abundancia“).
Pero Eva, a mi siempre me han enseñado que hay que dar primero a los demás– me dijo una vez un chico en una consulta-
¿Y qué tal te va?– le respondí-
Aún se está riendo.
No se trata de ser egoísta, o si….tenemos un post sobre este concepto también: ¿Si hago lo que me apetece es ser egoísta?
Se trata de si lo que haces te sienta bien o no, eso es muy distinto de si “te portas bien haciéndolo”, es decir, si respondes a la programación del castigo o la recompensa que recibiste de pequeñ@ o a la conexión con tu interior.

Hay una gran diferencia entre hacer algo por otra persona que también te enriquece a ti y te hace sentir bien, o hacerlo por miedo a su reacción.
¿Qué podemos hacer?

Tener una conversación con la persona a quien no queremos decepcionar. Algo que parece muy sencillo pero que aterroriza a la mayoría de las personas que están dentro de este sutil pero poderoso hechizo.
La mayoría de los miedos están en tu mente y son infantiles, y cuando haces eso a lo que tanto temes, te das cuenta de que no tiene para nada la dimensión que tu mente le ha dado, es infinitamente menor.
Probablemente descubras y sientas cosas alucinantes. En el caso de tu madre, te sorprenderá si su amor por ti es incondicional y si no lo es, no pasa nada, ya eres mayor y seguramente…lo será con el tiempo cuando se de cuenta de la programación que tiene.
Lo que está claro es que vivir una vida que no quieres, estar con quien no quieres estar, trabajar donde no quieres trabajar, hacer lo que no quieres hacer o vivir donde no quieres vivir, no te está ayudando y tampoco te está recompensando como lo hacía cuando eras niñ@.
Deja de aguantar lo que no está escrito por no decepcionar a alguien o para que te quiera quien no lo hace.
Una amorosa conversación sobre tu nueva visión y tus planes, ayudará tanto a conectar con el amor que mereces como a poner en marchar tus nuevas ideas.

La buena noticia es que si tu madre o tu amigo o novia o mentora o profesor o quien sea te ama de verdad no le importará que le decepciones porque lo que quiere es lo mejor para ti y solamente siendo capaz de atreverte lo sabrás.

La madre de Wayne Dyer subió al escenario en una de sus conferencias algunos años después a decir lo orgullosa que estaba de su hijo. Así que desde este humilde post agradezco a Wayne Dyer que osara “decepcionar” a su madre y que gracias a esa decisión haya ayudado a transformar millones de vidas con sus libros, conferencias y programas.

Compártelo
Facebook Twitter Pinterest Email Linkedin

6 thoughts on “Decepcionar a mi madre

  1. Chisco

    M’agrada. Bon estiu!!

  2. Eva

    Gràcies maco!! Igualment

  3. Marian

    Llevas muchísima razón. Pero no queremos defraudar a nuestra madre pero a veces con su buena intención no dejan que tu actúes a tu manera. Ella dice: si tú eres así yo tw ayudaré a pagar lo que te falte. No es fácil. Sé que cometo errores pero me asfixia esta situación

  4. Eva

    Gracias Marian, si la “decepcionas”, te respetas a ti y cuando te amas ya no necesitas nada….pero lo tienes todo 😀 😀 😀
    Un abrazo gigante

  5. Marian

    Es que no es fácil cuando quieres a tu madre. Es otra generación y por ello debemos estar. Pero si exige y como dices te falta en el mes pagar la luz consiguen lo que no soy. Es imposible que me entienda. Soy sentimental. Pero nadie va a cambiar mi vida. Cometo muchos errores pero eso me hace cambiar por mi misma en mi momento. Quien te obliga jamás conseguirá tus deseos. Que pena que exijamos a los demás cambiar. Cada uno tenemos nuestro proceso en la vida. Ánimo a todos. No pasa nada si nos equivocamos

  6. Eva

    Gracias Marian por los ánimos también <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>