Disfrutar de la Propia Existencia o Felicidad Pospuesta

Existir es ser consciente de que eres y estás, aquí y ahora.

El miedo te aleja de ese estado intrínseco en el ser humano, el estado de existir, de ser.
Es un miedo aprendido que dice que si no pagas las facturas o si no encuentras una pareja o si no adelgazas o si no te dan ese trabajo no serás feliz pero la felicidad o la paz interior o la calma o el equilibrio o como quieras llamarlo no depende de nada.

Parece que, algunas veces :D, requiere un entreno porque nuestros «músculos» están atrofiados, porque la programación infantil se revela contra la naturaleza y ese miedo paradigmático que ha ido pasando de padres a hijos, de profesores a alumnos se alimenta de pensamientos del pasado y nos alejan del momento.
Nuestro cometido es sentir la grandeza de nuestra existencia hasta lavándonos las manos, tienes manos, hay agua y puedes sentirlo, ¿Te has dado cuenta? O te lavas las manos sin enterarte solo para que estén limpias (felicidad pospuesta).

El reto hoy es sentirse a cada instante, sentir que estás viv@ y que existes para que caigan las gafas de los juicios sin fin que no te dejan ni ver algo nuevo porque enseguida le encuentras un parecido con algo; por Diosa 😀 Deja que la vida te sorprenda para existir con todo lo que lleva cada instante y deja de posponer la felicidad porque pasará la vida y no te habrás enterado.

Hay, en mi opinión, detalles básicos para disfrutar de la propia existencia:
1- No te compares, ni con nadie, ni contigo mism@ hace unos años es inútil porque siempre habrá alguien más listo, más guap@ o más alto y tú mism@ cambias a cada instante.
2- Sonríe, por lo que más quieras, da igual lo que ocurra, sonríe que la vida te devuelve la sonrisa.
3- Sé consciente de todas las palabras que dices, si hace falta habla más despacio. Esa consciencia dejará espacio para crear desde el corazón. Entre hablar o escuchar? Elige escuchar, es un arte 😉
3- Mira a los ojos de las otras personas y reconoce su existencia, eso reflejará la tuya y te conectará.
4- Deja de emitir cualquier crítica, juicio o queja. Están tan normalizadas que a veces no nos damos cuenta y se pegan como lapas sin las que no sabemos que hacer y lo que queremos es Amar Libremente
5- Ámate Incondicionalmente SIEMPRE, no solo cuando las cosas van bien. Esto incluye cuando crees que has hecho algo mal, cuando crees que perdiste una oportunidad, si te sientes sol@, sino encuentras sentido a algo (incluida la vida). Solo desde ese amor incondicional podemos conectar con la existencia pase lo que pase.¿Qué hago para quererme más?
6- Abraza mucho, cada día, varias veces, es maravilloso para la salud.
7- Dile que le amas, no importa si crees que la otra persona te ama o no, eso es cosa suya. Tampoco importa si es tu madre, tu novia o tu amigo. Expresa amor aunque sea empezando por las palabras. Crecí creyendo que para decir te amo o te quiero habían ciertos requisitos indispensables, entre ellos que nos conociéramos desde hace tiempo y que estuviera muy segura de que quería a esa persona, por el amor de dos :), eso es miedo no amor!! ¿A qué temes si esperas a decir te quiero? Ese amor es condicional, la condición es: te quiero si tú me quieres también….
8- Haz cada día algo que te de miedo
Y cada vez que te moleste algo o «sufras» por algo recuerda que EXISTES y que aquí está todo lo que necesitas para sentirte un ser completo y lleno de amor porque eso es lo que eres….ahora: Disfruta de tu propia existencia!

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.