El Efecto Te Vas a Caer

no-te-vas-a-caer

¡Te vas a caer! es quizá la sentencia normalizada más peligrosa para el bienestar presente y futuro del ser humano y de las menos recapacitadas del planeta.

Es obvio que la propia afirmación está conjugada en futuro, por tanto podemos deducir que es tan verdad decir: “te vas a caer”, como decir: ” te vas a divertir ” porque por ahora pocas personas ven el futuro.
La afirmación implica un futuro que suele ser muy cercano por no decir inmediato, lo que hace que impregne hasta la médula el momento presente. Por tanto lo afecta tanto, que dejemos de sentir el presente y sentimos el “te vas a caer”. Nuestro antes emocionante momento pasa a estar inundado del miedo de esa predicción de futuro.
Por supuesto que cualquier valor añadido a la primera frase tipo: ” y te vas a romper los dientes “ o “y te vas a abrir la cabeza” o “y luego no vengas llorando” sólo empeora las cosas.

Hay personas que dicen:
Es que lo veo, Eva– Se lo creen de verdad y les digo:
Pues potencia eso y adivina el número de la lotería de esta navidad y me lo dices, pero respecto a otras personas permíteles que elijan y deja de interferir con tus miedos.
Pero me da miedo que se caiga -matizan algunas.
Genial, eso es otra cosa, no es lo mismo ver que alguien se va a caer, que saber que tienes miedo de que se caiga.
Ahora podemos preguntar:
¿Y crees que diciéndole, o muchas veces gritándole, que se a va caer vas a evitar que se caiga?
La mayoría aquí se dan cuenta y deciden encontrar alternativas a la sentencia. Y hay otro gran grupo que sin darse cuenta dice:
Si, porque se asusta y para…..

[Son esos momentos en los que una se acuerda del maestro Oggway, para encontrar la paz interior, antes de seguir hablando…gracias a ella, me refiero a la paz interior, aparece el recuerdo de que hice lo mismo en muchos momentos de mi vida y se siente claramente la falta de conciencia que le ponemos a nuestras palabras.]

Y verdaderamente consiguen su objetivo: La persona, muchas veces niñ@, se asusta y deja de vivir la experiencia y ahora quien se lo ha dicho ya está tranquila….
Bienvenid@s al descubrimiento de una de las causas de nuestra infelicidad:
No hacer algo porque tenemos miedo (nos han asustado) de que pase algo que, no sólo no sabemos si va a pasar verdaderamente, sino que, es un miedo de otra persona.

¡Ahora ya no es, una de las frases menos recapacitadas del planeta….gracias!

La oportunidad está en identificar ese miedo propio y cambiar lo que decimos, por ejemplo podríamos decir: “Cariño, tengo miedo de que te caigas y como soy responsable de mi vida, yo me apaño con mis miedos, no te los voy a pasar a ti, que bastante limitante ya es vivir la vida como la vivo para que tu me copies o me sigas. Así que…..(ahora viene lo mejor) yo confío en ti”. Si te parece un poco larga porque el momento es intenso, puedes decir simple y poderosamente: “Confío en ti”.

Esta sensación de que “me voy a caer”, es la que nos mantiene estancad@s a menos que tengamos muy claro cuál es el siguiente paso con todos los detalles, es decir, hemos dejado de saltar y vamos bien agarrados a las barandillas, desde donde no se ve nada.
Y sí, quizá nos mantenemos vivos, pero parecemos muertos, sobre todo de miedo.
Sin poner conciencia a esto, para cuando tengamos cien años tendremos tanto miedo que no podemos poner un pie delante del otro sin la sensación de inestabilidad, de inseguridad y de falta de confianza en el mundo y en nosotr@s mism@s.

Fácilmente, el “adulto”, por diferenciarlo del niño con una palabra, deja de crear oportunidades para saltar físicamente, pero sigue teniendo muchas oportunidades de saltar en sentido metafórico, por ejemplo, cambiar de trabajo, iniciar un proyecto nuevo, dedicarme a lo que me gusta, escribir, comprarme una moto, terminar una relación, etc. muchas cosas donde el futuro inmediato después de la acción en sí, es incierto, por tanto se rellena con lo que sea que tenemos en nuestra programación. Y si la programación te dice: “todo va a salir bien”, todo va salir bien. Si, en cambio, te dice “te vas a caer”, te vas a caer.

Queremos entender que en la mayoría de los casos, sin alguien que interfiera: no nos caemos. En algunas otras puede ser que sí y adivina que pasa si nos caemos…..acertaste, nos levantamos.
Si te caes, levántate, da gracias de estar viv@, considéralo parte del camino de aprendizaje, deja que te cuiden mucho y sigue.
Recuerda que así es como te pusiste de pie y empezaste a caminar, probablemente de las cosas más “difíciles” que has hecho, pero aún estabas conectad@ más con tu cuerpo que con tu mente y el miedo no se apoderaba de ti, simplemente lo hacías…

Y esta es la oportunidad: crear conscientemente y no por defecto. Es un proceso, y como tal requiere, seguramente, un tiempo. En muchos casos, es un proceso que se lleva a cabo poco a poco porque llevamos muchos años de creación por defecto.

Podemos dejar de caer no si no es necesario:
1- Escucha esas sentencias en tu mente para identificarlas.
2- Dale las gracias literalmente pues gracias a ellas ha sobrevivido.
3- Siente en tu interior, eso se consigue respirando, (probablemente, en esas situaciones, has cortado tu respiración y mantienes un hilo para no morir) y decide si quieres caerte o no, y si no quieres, no lo digas.
4- Decide lo que quieres que pase, en lugar de caerte, y mantenlo en tu sistema hasta que lo consigas.

Tal vez al Principio requieres más atención, con el tiempo se automatiza, y con la práctica no tardarás en disfrutar de los resultados de elegir lo que quieres para ti y tu vida.

Compartelo
Facebook Twitter Pinterest Email

7 thoughts on “El Efecto Te Vas a Caer

  1. María Jesús

    Es tan verdad lo que dices. Tan maravilloso, sabio y constructivo. Una se pasa la vida teniendo cuidado de no dar pasos liberadores y constructivos para no caerse y asustar a los que te rodean y simplemente puede que un día repentinamente la enfermedad se acerca a ti y te dicen que quizás no te queda mucho de vida y entonces entiendes perfectamente las palabras que nos escribes….gracias Eva porque la vida es una y finita. Un besazo

  2. Gracias por esta sabiduría tan bien transmitida!!

  3. Eva

    Gracias a ti también preciosa <3

  4. Humberto Rengifo

    Hola Eva, gracias por esta valiosa información que nos compartes. Es de mucha utilidad para no seguir sembrando miedos en las generaciones futuras, y nos ayuda a los adultos a superar nuestras dudas y temores para seguir experimentando y aprendiendo (cambiando), logrando así fluir en la vida y ser un referente en nuestro entorno.

  5. Eva

    Gracias por tus palabras Humberto <3

  6. LORENA MOSQUERA MEJIA

    Eva no sabes lo que me he sentido identificada con este tema. Porque y sin temor a equivocarme, es la sentencia que más me ha dicho mi madre durante mi infancia “te vas a caer” y leyendo todas las consecuencias que explicas hasta me he puesto a llorar. Sentí dolor por haberme perdido de todos esos juegos, aventuras que mi madre me impidió disfrutar, pero lo que me más me ha dolido es entender esa enajenación de mi esencia, porque mi esencia es la valentía. Pero en el inconsciente, he vivido llena de miedos, de incertidumbre, de pensar en cada circunstancia que podría pasar lo peor. Ahora que soy más consciente de mis traumas estoy haciendole frente al miedo, he renunciado a mi trabajo para hacer lo que me gusta. Ya he perdonado a mi madre , entendiendo que lo hizo desde su ignorancia.
    Infinitamente gracias Eva, por hacernos remover eso que llevamos dentro y que ni siquiera nos habíamos dado cuenta

  7. Eva

    Gracias a ti querida Lorena por ser un ejemplo de cambio. Un abrazo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>