El muro del escepticismo

muro“Hasta el año dos mil nueve mi personalidad fue profundamente escéptica y me sentía orgullosa de ello, era como retar a los demás. Recuerdo incluso que cuando decía “¡si hombre, no me lo creo, demuéstramelo! o ¡eso es imposible! me sentía de alguna manera poderosa, era mi ego, era como un: “A mi no me vas a cambiar” porque ese “no creerme nada” formaba parte del personaje que había creado para sobrevivir.
En realidad, ahora sé que había perdido la confianza y no me había dado cuenta. La confianza que me ayudó a ponerme de pie cuando era un bebe, la confianza con la que me despertaba cada mañana para disfrutar de un día lleno de magia y milagros, la confianza con la que soñaba con lo que quería sabiendo que “los sueños se hacen realidad”, la confianza en el amor que transforma. Poco a poco ganaron los “mayores”, eran muchos diciendo lo mismo “si no lo veo, no lo creo”, “a mi que me lo demuestren”, y eran mucho más grandes que yo, decían: “Ya te enterarás cuando seas mayor” y me hice mayor…..levanté un muro tan alto con las palabras “soy escéptica” que mi preciosa confianza quedó al otro lado y con ella la magia y con ella los milagros.

Viví con ese muro muchos años haciendo mi papel de “mayor”, vestía siempre de negro, apenas sonreía, habla por hablar, era la falta de confianza que acompañaba un sentimiento de falta de alegría insoportable…
El día que derribé el muro, al otro lado me encontré a mi misma y volvió la magia.”

Nos etiquetamos de escéptic@s sin reflexionar. Decimos: “Yo si no lo veo, no lo creo” y es como levantar un muro que deja al otro lado lo que queremos.
La razón principal por la que somos escépticos es porque nuestros padres o cuidadores lo fueron y no parece razón suficiente para cegarnos ante una de las maravillas de esta vida, la confianza.
El escepticismo es falta de confianza, una forma de autoprotección camuflada del ego para no sentirse vulnerable.

¿Cuántas cosas no ves y existen? ¿Ves la señal del wifi? ¿El viento? ¿Los pensamientos? ¿Cómo sabes que existen si no las ves? muy fácil, ves los resultados. Ahí está la clave de tirar el muro del escepticismo; tener confianza en los resultados. Es decir, lo haces a diario; enciendes el ordenador y a través de la wifi navegas. Cuando te crees escéptic@ “tu wifi” funciona igual solo que tú no enciendes el ordenador y eso impide que veas los resultados.

Para una personalidad identificada con el escepticismo puede ser intenso “tirar” el muro de repente, así que puedes asomarte de vez en cuando por encima del muro y ver todas las posibilidades que tienes al otro lado hasta que te sientas suficientemente segur@ para derribarlo y vivir con la confianza con la que viniste a este mundo, la misma confianza que hizo que te salieran dos orejas, una a cada lado, sin necesidad de verlo antes.

“Cuando derribamos el muro del escepticismo, dejamos entrar la MAGIA a nuestras vidas otra vez.”

Vivamos en el CREER PARA VER

____

Imagen extraída de vivirenflow.com
Compartelo
Facebook Twitter Pinterest Email

10 thoughts on “El muro del escepticismo

  1. Gracias Eva por la inspiración.

    Acabo de darme cuenta que habitaba en mí cierto “miedo” a que piensen que soy rara, flipada o bruja (por confiar, por creer que todo es posible).

    Balanceado 😉

  2. Gracias por publicar esto por mi cumple . En mi caso viví “agnóstico”, sin creer ni dejar de hacerlo. Ahora disfruto de lo que hay, de lo que creo, y, de vez en cuando, encuentro todavía alguna “explicación racional” para acallar a ese escéptico que resurge.abrazo Que fácil y agradable es la vida cuando disfruto de esa confianza plena en mi, en ella, en el amor….. Un abrazo

  3. Eva

    Eres maravillosa Sonia! Gracias a tu también <3

  4. Eva

    FELICIDADEEEESSSS CORAZÓN!!!! <3 <3 <3

  5. Franco J. Gálvez

    Espero con ansias llevar ya! El taller de psych-k en el DF a final de mes, y derribar ese muro que hace tiempo levanté… ¡Saludos!

  6. Eva

    Gracias Franco!!!

  7. Francisco Rubio Padilla

    ¡excelentes artículos!, tan profundos y llenos de sabiduría. ¡Felicidades!

  8. Eva

    Gracias Francisco. Un abrazo

  9. marian erazo

    Supe de tí hace poco, encontré tus videos por internet y me sentí tan en paz con tu mensaje, que decidí leer uno o dos de tus posts antes de empezar con el trabajo y eso me sirve mucho para ver todo lo que me pasa en el día de forma diferente, estoy conociendo la paz y es el mejor regalo que he recibido en toda mi vida.

    Que bueno que compartes todo esto. En algún momento llegué a pensar que senirme en paz era algo imposible de alcanzar. Gracias!

  10. Eva

    Querida Marian, gracias por tus palabras y muchas felicidades 😀
    Un abrazo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>