Hagas lo que hagas estará «bien»

mamaEs casi un milagro poder vivir con el miedo a las consecuencias de nuestros actos, es como querer saltar diez metros atados a una cuerda de cinco…
«No me decepciones», «te cuidado con lo que haces», «¿Lo has pensado bien?», «no te equivoques», «te vas a caer», «¿Y si…..?» Estas creencias acortan las cuerdas en nuestros saltos…

Lo que no nos permite hacer las cosas con la tranquilidad que nos merecemos, no son las consecuencias a los actos propiamente, ya que son imaginarias y como tal las podemos escoger, sino el miedo a tomar decisiones equivocadamente; el miedo a no hacerlo «bien», a no gustar, a meter la pata, a quedarnos sin nada, a decepcionar, a hacer daño. Por eso hacemos muchas veces las cosas a medias, damos saltos con la energía de cinco metros (lo que da la cuerda) y en realidad queremos saltar diez.

Reflexionando un instante: ¿Qué pasa si no sale «bien»? A largo plazo seguro que nada y a corto tendrás muchas oportunidades…
El impedimento está en el miedo, cuando actuamos con él no puede haber decisión «acertada» porque es una esquiva en lugar de un paso, en otras palabras, ponemos la atención en que no salga «mal» en lugar de en que salga «bien» y donde pones la atención eso se expande
.
Hagas lo que hagas estará «bien» significa que nunca puedes equivocarte, que lo que pase será siempre lo mejor tanto si las consecuencias lo «demuestran» como si lo que ocurre es una oportunidad para cambiar algo. Sin esa esa oportunidad todo quedaría igual.

Pero pasamos más tiempo hablando de lo que vamos a hacer, valorando los pros y los contras, pensando, etc..que haciendo cosas. Y a ir en bicicleta se aprende subiéndose a la bicicleta, no hay manera (al menos en esta dimensión 😀 y que yo conozca) de aprender con solo la teoría de pedalear por muy elaborada que sea. Cuando pedaleas, sabes la fuerza que necesitas, encuentras el equilibrio y en el caso de que caigas, sabes como hacerlo la próxima vez, es decir, hagas lo que hagas está «bien» siempre que lo hagas sabiendo que todo es perfecto. Y claro cada persona lo hace a su propio ritmo. Quedándote en casa por el miedo a «si monto mal en bicicleta» te asegura no vivir la experiencia y por tanto perderte la oportunidad de disfrutar de una bicicleta o de cualquier cosa que te guste.

Olvida de una vez el tan común: TEN CUIDADO no necesitas tener cuidado porque va a salir «bien» lo que sea que hagas, eso te libera de la carga de hacer las cosas con la losa del juicio constante y te permite hacerlas en sincronía con el universo.

Acaba con el miedo a equivocarte, porque la equivocación es inofensiva, no hace nada por si sola, es un juicio que desaparece en cuanto entiendas que no puedes hacer las cosas «mal» porque no existe el «bien» o «mal». Libre de esos juicios podrás actuar desde la tranquilidad.

De la misma manera deja de juzgar los actos de los demás o de la tierra o de los gobiernos o de tus padres como buenos o malos, como errores o aciertos porque todo es perfecto y está bien como está: Decide vivir viviendo

5 comentarios

  1. Hola evita san
    En realidad solo tenemos que tener lla certeza que todo saldrá bien, o por lo menos bien como cada uno quiera.
    Gracias por tu enseñanza, ha sido una maravilla obtener esta herramienta
    Besoooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.