Inspiración: Tu estado de gracia

Hemos dejado a un lado la inspiración porque tenemos prisa, no tenemos tiempo para “eso”, hay cosas que hacer…
Vivimos rápido y con poco sentido, creemos que así vamos llegar a algún sitio. ¿A dónde? ¿A un lugar donde todo se soluciona? pero, tal vez, no hay nada que solucionar, tal vez sea solamente cuestión de vivir plenamente…

Yo viví con prisa, con ansia, con necesidades impuestas y falsas que me mantenían en estado de alerta casi constante. Por gracia, mi cuerpo me invitaba a parar de vez en cuando aunque mi mente programada me decía que debía “seguir”. Llegué incluso a sobre motivarme para ponerme en acción, una acción que solo me devolvía al mismo lugar, un lugar lejos de mi misma, donde la banda sonora era: “Todo esto ¿para qué?”. Esos eran los momentos en los que hasta mi mente se rendía. Y eran los magníficos momentos de parar… Parada sentía más que en movimiento así que podía apreciar y hasta algunas veces inspirar…ese espectacular acto de coger aire desde la nariz y sentirlo como va entrando por tu cuerpo, es el acto de dejar al “espíritu” entrar.

Creo que si todas nuestras acciones se dieran desde la inspiración transformaríamos nuestra realidad. Pero la motivación empieza demasiado pronto. Motivar a los niños se vuelve indispensable cuando no están haciendo lo que aman. Se inventan todo tipo de estrategias y métodos de motivación para que se alienen lo suficiente como para conseguir hacer lo que el adulto quiere, por ejemplo, estar encerrados de lunes a viernes aprendiendo cosas que no les interesan. Así en breve la inspiración desaparece y luego vamos muy perdidos, no sabemos cual es nuestro camino, que nos gusta, que queremos, que hacer…

La inspiración es un estado de gracia natural que podemos recuperar en cualquier momento. Es un estado creativo y poderoso que regenera todos nuestros valores esenciales. Sentirnos inspirados tiene mucho que ver con nuestra naturaleza delicada y poderosa, con ser nosotros mismos y parte de la humanidad y la tierra.

Así que inspirar, coger aire conscientemente, es una bella y poderosa acción incorporada a nuestro sistema que podemos hacer cuando queramos “llenarnos de oxígeno”.

Activadores de la inspiración:
– Estar presente.
– Aceptar.
– Respirar.
– La naturaleza
– Sonreír.
– Observar.
– Escuchar, etc.

Inibidores de la inspiración:
– Querer quedar bien con los demás.
– No respetarse.
– No respetar.
– La motivación.
– Juzgar.
– La prisa.
– La crítica, etc.

¡Vive en tu estado de gracia, un estado único y creativo con el que vivir plenamente, con el que vivir inspirado!

______

Cabecera de Jessy en Wallpapers <3

3s comentarios

  1. Gracias, Eva. Me ayudas mucho. Me resuena. Me siento muy identificado. Y el tema del cole… ¡Ayns!
    He probado técnicas, buscado diferentes sistemas. He fracasado, tal vez deba decir “he aprendido”… Al final, es como un remolino que me arrastra al centro de mí mismo. Me abro a lo que la Vida me ofrezca, incluidos mis miedos y ya veremos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.