La Flexibilidad como Valor Esencial

mJ_evaCuando somos bebes tenemos una gran flexibilidad en todos los sentidos; Nuestro cuerpo es como una goma y disfrutamos de las cosas tal como son. Un bebe puede pasar horas contemplando, jugando o llorando, no importa lo que esté haciendo porqué vive en el mayor estado de aceptación, la clave de la flexibilidad.

Lo flexible se adapta, adopta la forma necesaria para «encajar» donde está de forma natural, cómo el agua que siempre es agua esté donde esté y tenga la forma que tenga.

La sociedad premia que seamos duros, fuertes, rígidos, disciplinados, rectos, machos, «no demos el brazo a torcer» pero son los labios los que protegen los dientes y son más flexibles. Vamos al gimnasio a ponernos fuertes en lugar de a flexibilizarnos….

La flexibilidad está muchas veces vista como debilidad pero es lo rígido lo que se rompe. Si tengo un «corazón duro» es fácil que se rompa y si tengo un «corazón flexible» me adaptaré y podré amar sin límites.

Cuando eres flexible puedes cambiar naturalmente de forma, como el agua, y sigues siendo tú. Libérate de la necesidad de ser una manera concreta, definida o «etiquetable» y de que las cosas sean rígidas porqué la vida es movimiento, es cambio, es fluir….
Puedes decir no o cambiar de opinión y sentirte igual de tranquil@.
La flexibilidad te permite escuchar y no necesitar terminar las frases de otro. Puedes salir de la mente y dejarte ir porqué eres flexible y entonces cambias el rumbo de lo que tenías tan rígidamente planeado y sigues siendo tú y disfrutando con una grandiosa sonrisa. Porqué ser flexible incluye sonreír aún cuando «no toque», llamarle aunque hayas dicho a todos tus amigos que no lo harás, hacer algo sin dar explicaciones, sentir el calor del verano sin la necesidad de decir «qué calor que hace!» como queja.

Adaptarte a las circunstancias y no necesitar que las cosas o las personas sean diferentes te permite hacer del disfrute una forma de vida.
Vivir siendo flexible es vivir fluyendo de forma fácil y natural.

Sé flexible y notarás que todo es más liviano, que llegas a más lugares, que conoces a más personas, que se amplían las oportunidades, que te sientes mejor durante más tiempo tanto física como mentalmente porqué es tu esencia de nacimiento, tu característica indispensable para sintonizar armónicamente con tu naturaleza, con la vida.

La primera persona con quien ser flexible es contigo mism@ 😉

6 comentarios

  1. Leer este artículo me ha traído pensamientos de libertad, de la capacidad de ser quien quiera cuando quiera y donde quiera.

    He recordado momentos de un viaje por sola por Centro América en el que, como nadie me conocía, me sentía libre de ser y hacer todo el rato lo que me apetecía, y esto me hacía estar totalmente presente y conectada con el amor todo el tiempo (una experiencia maravillosa).

    Gracias, es fantástico recordar y conectar con ese sentimiento otra vez. Lo traigo a mi presente.

    T’estimo kunoichi

  2. Hola evita san……..sabessssss? Justamente en eso estamos, más flexible conmigo primero y por añadidura con los demás.
    Beso grande para ti,y graciassss por tus escritos

  3. Me gusto la publicación pero donde entran los limites? Hasta cuando ser flexible? Ser flexible no quiere decir que permites todo de todos

  4. Sabias palabras, Eva.
    Resulta reconfortante pensar que no tenemos por qué ceñirnos a viejos hábitos, costumbres, creencias… El poder verdadero se encuentra en el momento presente.

    Un fuerte abrazo desde Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.