La Mente o Los Genes ¿Qué Controla tu Vida?

La Mente o los Genes ¿Qué Controla tu Vida?
Por Bruce Lipton y Rob Williams.
Traducido por Lorena Sabugal

¡Prepararos! para un viaje asombroso. Nuestra Civilización está a punto de vivir un cambio radical de paradigma. Los paradigmas representan “ideas-patrones”, las creencias esenciales sobre las que la sociedad se construye. Los cambios en las creencias esenciales implican una reestructuración de la civilización humana. Los recientes resultados del Proyecto del Genoma Humano han destruido una de las creencias esenciales y fundamentales de la ciencia: el concepto del determinismo genético. El significado de este cambio para la conciencia es muy amplio. Significará reescribir la naturaleza de la civilización humana…

El Dogma Científico Actual: Los Genes Controlan

El dogma científico actual es que nuestra naturaleza está determinada por la herencia. ¡Los genes gobiernan! Este dogma relativo al papel de los genes representa una creencia esencial, o un paradigma fundamental, que da forma a nuestra civilización. El punto de vista científicamente aceptado de la Vida es que es el resultado de la evolución aleatoria de mecanismos genéticos que compiten por la supervivencia en una lucha eterna por sobrevivir – la supervivencia del más fuerte de Darwin- Como “víctimas” de la herencia, fácilmente atribuimos nuestras limitaciones a nuestros genes y sus efectos sobre el cuerpo físico y los mecanismos de comportamiento. Una visión un poco triste, si?

¿Realmente los Genes controlan nuestra Biología?

Ahí van las buenas noticias…hay una corriente emergente que responde a la pregunta “¿Realmente los Genes controlan nuestra Biología?” y la respuesta es un inequívoco “NO!” Esta nueva corriente considera que la Vida es una adaptación de nuestras percepciones, y que no está definida por nuestros genes. Es la percepción la que controla la expresión de los genes, y no una cualidad inherente de los mismos. En otras palabras, los genes no se activan o desactivan a si mismos causando cáncer, artritis, enfermedades del corazón o cualquier otra de las llamadas enfermedades “genéticamente adquiridas”,  a no ser que algo les señale para hacerlo. Y resulta que la instrucción para activar o suprimir un gen viene de fuera del gen, no de dentro. Al final, es nuestra percepción la que controla nuestra biología, dirige nuestros comportamientos y influencia profundamente en nuestra salud.

¿Qué ocurriría si pudiéramos aprender a cambiar el desarrollo de nuestras vidas a propósito, cambiando nuestras percepciones? Nos llevaría a pensar de forma distinta sobre nuestras vidas y nuestro lugar en el mundo. Obligatoriamente, cambiaría la creencia fundamental de que somos víctimas de nuestros genes y ésto conllevaría una restructuración o un cataclismo de la civilización. Por ejemplo, observa las consecuencias de los cambios que se produjeron en el mundo como resultado del último cambio de paradigma. Eso ocurrió sobre el 1925, cuando los físicos abandonaron los conceptos Newtonianos del universo basado en la materia y reconocieron la realidad basada en la energía de la Física Cuántica. Este cambio de percepción conmocionó al mundo, puede decirse que hasta literalmente, con la creación de la bomba atómica. No fue todo negativo, porque con la nueva ciencia, pasamos de las máquinas de escribir a los ordenadores, de los teléfonos de manivela a los teléfonos móviles; en el ámbito médico, de los estetoscopios al TAC. Todo como consecuencia del cambio de una “creencia”.

Bien, agárrate, que nos espera una aventura salvaje. Las investigaciones pioneras en  biología celular han reconocido finalmente el mecanismo por el cual la percepción controla el comportamiento, selecciona los genes y puede incluso llevarnos a la reescritura del genoma. En vez de víctimas de nuestros genes, hemos sido víctimas de nuestras percepciones! El impacto de este nuevo conocimiento sobre como funciona la vida alterará toda nuestra experiencia de la misma, igual que el reconocimiento de la mecánica cuántica alteró y supuso un avance en mundo de la tecnología. Estamos a las puertas del cambio más radical y maravilloso de la civilización humana.

Es nuestra percepción la que determina los limites de lo que podemos conseguir, no nuestros genes. Nuestras habilidades y limitaciones reflejan la percepción que tenemos de la vida, quienes somos y las estrategias que hemos adquirido para sobrevivir en el mundo. Estas percepciones que conforman nuestra vida las adquirimos a través de experiencias. Estas experiencias generan el aprendizaje de patrones “estimulo-respuesta” que se almacenan en nuestra mente subconsciente.

El Programa Inicial de la Naturaleza

La naturaleza diseñó el desarrollo del sistema nervioso para facilitar el proceso de asimilación cultural, el aprendizaje del lenguaje y las habilidades interpersonales necesarias para participar en la sociedad. Adaptaciones evolutivas cablearon nuestros cerebros para adaptarlos a esta salva de programas de comportamiento. Durante los primeros seis años de vida, el niños inconscientemente adquiere todo el repertorio de comportamientos necesarios para convertirse en un miembro funcional de la sociedad. Este es nuestro software básico. Nuestros padres no son sólo modelos de los comportamientos sociales, sino que también nos sirven como los espejos que usamos para describir la percepción que tenemos de nuestra propia individualidad.

La Programación Infantil

Comentarios que nuestros padres hicieron sobre cualidades nuestras los “descargamos” como hechos. Estos “hechos” se convierten en nuestros filtros (software) para percibir la realidad. Nos definen como valiosos o no, poderosos o no, como incluidos o marginados,  auto suficientes o dependientes, dueños de nuestro destino o víctimas de las circunstancias. Mientras que la mente consciente puede considerarnos en alta estima, la mente subconsciente, más poderosa, puede llevarnos a un comportamiento auto-destructivo, como resultado de una programación negativa de la infancia. Si tuviste más mensajes de “tú no puedes” de pequeño, probablemente estás teniendo más experiencias de “no puedo” de adulto.

La parte alarmante del mecanismo automático es que los comportamientos subconscientes se programaron para activarse sin el control ni la observación de la mente consciente. Y como la mayor parte de nuestros comportamientos están bajo el control de la mente subconsciente, pocas veces los observamos e incluso ni percibimos que se han activado. Estudios actuales de neurofisiología demuestran que nuestras reacciones a varios estímulos se deciden antes de que seamos conscientes de ellas. De hecho, según Emmanuel Dopnchin, director del Laboratorio de Psicofisiología Cognitiva de la Universidad de Illinois, “hasta un 99% de nuestra actividad cognitiva puede ser no consciente. El hecho es que, como adultos, pasamos la mayor parte del tiempo respondiendo subconscientemente a la vida, en vez de conscientemente creándola

¿Víctimas o Dueños?

Así que la pregunta es: ¿Puede el software antiguado de nuestros padres y la sociedad cambiarse? Y la respuesta es un inequívoco “SI!” El mundo de la biología está cambiando como consecuencia de los nuevos conocimientos. Y lo mismo ocurre en el mundo de la psicología. Reconociendo la importancia de la mente subconsciente, y aprendiendo como comunicarnos con ella, antiguas percepciones y creencias pueden cambiarse, normalmente en cuestión de minutos. En minutos -no semanas, meses o años- como normalmente ocurre con la psicoterapia tradicional. Con aproximaciones al cambio más efectivas, como PSYCH-K, del cual hablaremos aquí, generamos una revolución en la mente y en el cuerpo.

La Sabiduría Antigua Avanzada

Las culturas antiguas reconocían y utilizaban el poder de la mente subconsciente a través de actuales llamados “Balances” para influir en el subconsciente. Como estos “rituales” están conectados con la neurofisiología del cuerpo y de la mente, según el conocimiento de la ciencia moderna, sirven un próposito similar.

PSYCH-K apareció en 1988 como resultado de la frustración con la vertiente terapeútica basada en el “darse cuenta” y el hablar, que se enseñaba entonces en los programas de psicología y psicoterapia de la universidad. La premisa básica de esta terapia es que con tan solo darse cuenta de porqué el cliente tiene un comportamiento determinado, se crea el cambio. En otras palabras, la gente sólo tiene que entender porque hacen lo que hacen, y luego hacer un esfuerzo consciente para cambiar. Aquellos de vosotros leyendo este artículo que han hecho mucha terapia, probablemente habéis descubierto que saber la causa del problema pocas veces lo cambia. El reconocimiento puede ser útil y satisfactorio para la mente consciente, pero en general afecta poco o nada a la mente subconsciente -el verdadero centro de control del cambio. Las nuevas investigaciones nos llevan a la conclusión de que los psicólogos han estado buscando en el lugar equivocado la llave del cambio. La siguiente historia ilustra este punto:

Por la noche, fuera de un bar, un paseante ve un hombre a gatas. Para y le pregunta: “Que haces?” Y el hombre responde (arrastrando las palabras) “Busco las llaves de mi coche”. El transeúnte le pregunta “Donde las has perdido?” Y el borracho responde “Allí, en el callejón” Sorprendido, el transeúnte le pregunta “Porque estás buscando aquí bajo la farola en vez de en el callejón?” Y el borracho responde “Porque la luz está aquí!.

Las llaves para descubrir los retos de la mente humana normalmente no están donde la luz brilla más -en el nivel consciente del conocimiento. A pesar de que el darse cuenta de algo ponga luz sobre los orígenes del problema y provea estrategias constructivas para redirigir nuestras vidas, pocas veces hace que cambien nuestros comportamientos disfuncionales. En el callejón de la mente subconscientes es donde están las llaves verdaderas del cambio duradero.

Entonces, ¿que diferencia hay entre la mente consciente y la mente subconsciente? Para aquellos de vosotros que no estén seguros de si tienen una mente subconsciente, haceros esta pregunta: “¿has intentado alguna vez cambiar de opinión, sólo para darte cuenta de que tu mente tiene una mente propia?” La mayoría de nosotros hemos vivido experiencias contradictorias. Es un hecho que incluso cuando sabemos lo que tenemos que hacer, no siempre lo hacemos! Esta es una experiencia común en la que tu programación subsconsciente no coincide con tus metas y deseos conscientes. Para entender mejor cómo ocurre ésto, esta es una descripción breve sobre algunas de las diferencias entre las dos mentes:

Mente Consciente
Volitiva – Fija las metas, juzga los resultados – Piensa en Abstracto – Esta atada al tiempo – Pasado y Futuro – Capacidad limitada de procesamiento – 2000 bits/segundo [hoy la ciencia habla ya de 40 bits/segundo] – Memoria a corto plazo (aproximadamente 20 segundos) – Puede hacer de 1 a 3 eventos a la vez –

Mente Subconsciente
Habitual — Monitorea el funcionamiento del cuerpo (funciones motoras, digestión, el corazón) – Piensa literalmente – Vive en el presente – Usa los aprendizajes de experiencias pasadas para llevar a cabo funciones actuales (ej. conducir) – Capacidad expandida de procesamiento – 40 millones de bits/segundo – Memoria a largo plazo (experienzas pasadas, actitudes, valores y creencias) – Puede hacer miles de eventos a la vez.

Como puedes ver, estas dos partes de la mente son muy diferentes. Las dos son necesarias para operar. Sin embargo, cada una está especializada en una cosa, y cada una procesa las experiencias de vida de forma diferente. Tal como evidencia su capacidad de procesamiento, la mente subconsciente juega un papel muy importante en nuestras vidas y representa una oportunidad enorme para acceder y cambiar nuestros hábitos de pensamiento y comportamiento. Date cuenta de las capacidades de procesamiento de la mente consciente de 2,000 bits de información por segundo y compárala con los 40 millones de bits por segundo de la mente subconsciente. Si la mente consciente desea una meta que la mente subconsciente no, adivina qué mente gana! Es por eso que los hábitos son tan difíciles de cambiar usando sólo el consciente (fuerza de voluntad, afirmaciones, pensamiento positivo). Las probabilidades están en contra de la mente consciente salvo que la mente subconsciente coopere con ella.

La Mente Subconsciente – Mejor amiga o peor enemigo?

Debido al extraordinario poder del subconsciente, es fácil pensar en él como enemigo cuando parece que sabotea nuestras metas en la vida. En realidad, es como un amigo con buenas intenciones pero que está equivocado y que intenta hacer lo que cree que es mejor para nosotros. Otra forma de pensar sobre el subconsciente es como el disco duro de un ordenador con algunos programas obsoletos. No es que el subconsciente intente evitar que seas feliz o exitoso, como haría un enemigo. Lo que ocurre es que ejecuta programas antiguos que producen ese efecto. Lo hace por ignorancia no por venganza. Según te acerques al problema, puedes intentar que el subconsciente acepte tus deseos a través de la fuerza de voluntad, tratándole como tu peor enemigo, o bien puedes aprender como comunicarte con él de una forma amistosa que entienda (el camino de la menor resistencia) y haceros buenos amigos. PSYCH-K es la manera de comunicarte directamente con la mente subconsciente. Es una forma amistosa de reescribir el software de tu mente para cambiar tu vida. Una gran parte de la efectividad de PSYCH-K se debe a la investigación sobre la división cerebral, también conocida como Teoría del Cerebro Dominante: tenemos dos hemisferios en el cerebro que llevan a cabo funciones distintas. Las investigaciones demuestran que cuando ambos hemisferios están “sincronizados”, el comportamiento se maximiza. A pesar de que tenemos la habilidad de nacimiento de operar simultáneamente con los dos lados del cerebro, las experiencias de la vida activan el uso de un lado sobre el otro para responder a ciertas situaciones específicas. Cuanto más cargada emocionalmente esté la experiencia, más probabilidades hay de que la conclusión que extraigamos quede almacenada para futuras referencias, y que automáticamente nos identifiquemos únicamente con un hemisferio del cerebro cuando nos enfrentemos a una situación similar en el futuro. La meta está entonces en aumentar la comunicación entre los dos hemisferios cerebrales, adquiriendo un estado de cerebro integrado. Además, cuando hemisferios están en comunicación simultánea, las cualidades y características de los dos están disponibles para maximizar el potencial de respuesta a los retos de la vida. PSYCH-K usa técnicas de integración cerebral para conseguir este estado mental. Con ello, no solo se maximiza el desempeño, sino que se reduce drásticamente la resistencia a cambiar programas subconscientes anticuados! Es por ello que es posible cambiar creencias antiguas en solo minutos, en vez de semanas, meses o años. Una mujer de unos sesenta años, por ejemplo, fue a ver al psiquiatra Ron B. Minson en Denver (Colorado). Llevaba 50 años sufriendo agorafobia (miedo a los espacios abiertos). el Dr. Minson dice “Era tan grave que no había salido de casa más que unos pocos metros. Sólo una vez fue capaz de usar su fuerza de voluntad y con medicación. Había usado otras formas de psicoterapia y counseling sin éxito. Esta mujer llegó a mi poco después de haber tomado el Taller Avanzado dePSYCH-K. Debido a su historia, pensé que no le iba a hacer mucho efecto, aunque tampoco le iba a hacer daño. Cambiamos unas cuantas creencias relacionadas con la autoestima, y luego otras respecto a sentirse a gusto, relajada y calmada al conducir. Poco después, fue capaz de alejarse diez millas de su casa, lo que era un record. Una semana después, se fue de viaje a las mesetas del Colorado, lo que normalmente le hubiera causado un ataque severo de pánico debido al espacio abierto. Parecía que había un trauma subyacente que causaba el desorden: cuando era una niña, viajando campo a través con su madre, se portó mal y su madre la amenazó con bajarla del coche e irse. Y la madre lo hizo, alejandose una corta distancia, y dejando a la niña aterrorizada. Parece ser que este trauma también fue eliminado con el proceso de PSYCH-K. Este resultado no sólo enfatiza la efectividad dePSYCH-K cuando el receptor no cree, sino incluso cuando el facilitador tiene pocas razones para creer que funcionará!”.

¿Cúal es el panorama general?

Vivimos tiempos apasionantes y desafiantes. Si queremos cambiar el mundo para mejor, debemos empezar por nosotros mismos. En un mundo lleno de miedo y violencia, debemos hacer algo más que solo rezar por la paz. Debemos convertirnos en la paz que deseamos. PSYCH-K es más que una simple técnica psicológica para aliviar el dolor y aprensión de nuestro mundo moderno. Es una herramienta genuina de transformación. Los nuevos conocimientos científicos que derivan de la física cuántica nos dicen que vivimos en un campo continuo de energía llamado conciencia. Cada parte de ese campo, afecta al resto. Nuestros pensamientos, creencias y sentimientos, se extienden más allá de nuestros cuerpos, y los compartimos, para bien o para mal, con todo y todos en el campo. El estado de cerebro integradoparece ser un factor importante en las interacciones humanas. Un estudio de 1988 publicado en el International Journal of Neuroscience por investigadores de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico, sugiere que los estados de cerebro integrado influencian significativamente la comunicación no verbal. El estudio se realizó a trece parejas de sujetos. Las pruebas se hacían en la oscuridad, en una caja Faraday insonorizada. Cada uno de los dos miembros cerraban los ojos e intentaba comunicarse con el otro sintiendo su presencia, y hacían una señal cuando lo conseguían. Se testaron sus ondas cerebrales durante el proceso. Los investigadores reportaron que durante los experimentos los patrones EEG (ondas cerebrales) de los pares de sujetos se hacían similares. Además, los investigadores descubrieron que “el sujeto con más elevada concordancia (integración cerebral) era el que más influencia la sesión”. En otras palabras, los patrones EEG del individuo con menos sincronía entre los hemisferios cerebrales pasaban a asemejarse a los patrones EEG de aquel individuo cuyos dos hemisferios se asemejaban más la una a la otra. Estas conclusiones apoyan la afirmación de que nuestros pensamientos, incluso no verbales, influencian a los demás. De hecho, cuanto más integrados cerebralmente estamos, más influenciamos a otros para que lo estén también. Cuidando nuestras mentes y nuestras vidas, contribuimos a la humanidad. El mejor regalo que le puedes hacer a otros es un mejor Tú. Es por eso que escribí un libro titulado “PSYCH-K – La Pieza/Paz que falta en tu vida”. Desafía el paradigma actual del cambio y ofrece un nuevo modelo para el crecimiento personal y el cambio personal y global. Pasar de ser víctimas de las circunstancias a creadores de nuestros destinos es ahora más posible que nunca. No es sólo un cliché que creamos nuestra propia realidad, es un hecho científico y espiritual.

(Podéis leer la entrevista original a Bruce Litpon y Rob Williams en inglés,Mind or Genes, What controls your Life ? aquí).

Compártelo
Facebook Twitter Pinterest Email Linkedin

One thought on “La Mente o Los Genes ¿Qué Controla tu Vida?

  1. Efraín López

    Excelentes reportajes, felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>