Las Mujeres No Son Objetos

Hace unos días me añadieron a un grupo cerrado en facebook. El grupo va de circuitos, se llama “circuiteros barcelona“. Como las motos son una de mis pasiones pero lo grupos no siempre, le eché un vistazo para ver si era interesante para mí, a veces, la información recopilada en grupos así puede ser muy útil.
Cuando leo la descripción dice lo siguiente: “Grupo de gente apasionada por las motos y los circuitos (hasta aquí íbamos bien). Con la información de las tandas en cataluña y novedades sobre los circuitos (hasta aquí también). A todos nos gustan las motos y las mujeres (abrí mis ojos como platos y tuve que releerlo varias veces). Tema de política y fútbol a otros grupos. Aquí gassss“.
Mi pobre cerebro hacía chispa y la primera pregunta que me vino a la cabeza fue: ¿Quién co… me ha añadido a un grupo que su interés son motos y mujeres? Empecé a notar un enfado grande que me aceleraba el corazón por momentos, respiré hondo varias veces e hice todo lo posible por encontrar la paz que algunas veces pierdo, sobre todo cuando soy testigo de tanta inconsciencia.
“Decidiste aceptarlo todo Evita”, me dije a mi misma en un tono delicado, “hasta aquello con lo que no estabas de acuerdo, ¿recuerdas?” me maticé por si se me había olvidado. La aceptación me ayuda a volverme a equilibrar lo suficiente para no reaccionar, ya que tengo todavía un carácter bastante explosivo ante situaciones como estas. Dado que para mí, aceptar no quiere decir claudicar, aquí estoy aprovechando la situación para crecer, evolucionar, aprender y hacer algo para mejorar el mundo a mi humilde manera de verlo. Esto es lo que quiero decir con mucho amor:

Querido hombre que te gustan “las motos y las mujeres”:
Las mujeres no somos objetos de entretenimiento como las motos o similares.
Quiero creer que nunca has pensado que considerar a la mujer un objeto es la raíz principal de muchas situaciones de maltrato.
Me gustaría que pensaras en el concepto de LAS MUJERES a las que te refieres cuando dices “A todos nos gustan las motos y las mujeres“. Cierra los ojos y piensa en él, ¿cómo ves a esas mujeres? ¿son pilotos? ¿son moteras? ¿visten su mono, el casco cerrado y tienen la rodilla en el suelo? ¿qué cuerpo tienen? ¿tienen celulitis? ¿tetas pequeñas? ¿piernas cortas? ¿pelo gris? ¿tienen cincuenta años?….
Déjame adivinar, ¿a qué no? ¿a qué no son estas “mujeres” a las que te refieres?. ¿A qué se parecen más a un “pibón”, como le llamáis, con poca ropa y con cara de “fóllame”? Es decir, una mujer, o tal vez todavía una niña, que tiene la gracia o la desgracia, ya no lo sé, de tener un cuerpo que cumple con lo cánones de “belleza” actual si es que no la han fotoshopeado hasta las cejas….

LAS MUJERES NO SON OBJETOS:
Si tú reflexionaras un momento, en el concepto de LAS MUJERES, te nacería un sentimiento tan importante como EL RESPETO, te darías cuenta de que en “LAS MUJERES” está incluida tu madre, tu hermana, la hermana de tu amigo, tu hija, tu sobrina, tu abuela y hasta tu amiga.
¿Cómo ves a esas mujeres más cercanas a ti?, ¿te parecen objetos? ¿A qué no? Porqué no lo son, ni ellas, ni ninguna mujer, ni siquiera, esas “pibones” en las que piensas cuando dices “motos y mujeres”, ellas tampoco son un objeto que puedes incluir en tu lista del “me gusta”, son personas humanas con sentimientos. Son personas que como tú se ven influenciadas por conductas como la tuya, son personas que lloran, que rien, que son parte de la humanidad a la que perteneces, personas que cambian, que dudan, que tienen miedo, que hacen cosas para gustar, que se pueden sentir perdidas, que saben lo que quieren o que no, que tienen sueños, que tienen hijos o hijas, que pueden ayudarte un día, que crecen y que se merecen un respeto como cualquier ser, incluido tú con tu programación de mierda que da lugar a una inconsciencia que puede hacer daño aunque seguramente no te das ni cuenta.

Soy mujer, soy motera porque tengo dos motos.
He hecho ciento veinte mil kilómetros en los últimos cuatro años con ellas. He rodado en trece circuitos distintos y corrido cinco carreras de velocidad y cuatro de resistencia en estos cuatro últimos años. ¿Cómo te crees que me quedo cuando me incluyen en un grupo con una descripción como “a todos nos gustan las motos y las mujeres”? Me doy cuenta que a la persona que me agregó, le pasó por alto la descripción del grupo y eso es lo que me parece más grave, que esté tan normalizado, que no nos demos ni cuenta de que tratamos a las mujeres como objetos.
Por cierto, que si encuentras una foto mia en bikini, en un circuito, no es para que te guste (aunque no creo que te gusten las mujeres con “michelines”, sin maquillar y que hayan pasado los cuarenta…..tal vez por eso me invitaron al grupo….) es porque tengo calor, tengo sentimientos.

PUEDE SER TU HIJA:
Me suelo rodear de grandes amigos y de muchos conocidos en mundos donde hay montones de testosterona. Algunos son más conscientes que otros y todos ellos son buenas personas.
Un día estábamos en un el circuito de Cheste en Valencia, habíamos terminado de rodar y estábamos tomando algo en una cafetería. Eramos tres, dos hombres y yo. El móvil de uno de ellos no dejaba de sonar porque le llegaban whatsapps, cosa que interrumpía la conversación constantemente, hasta que se dio cuenta y dijo:
– Es que tengo un grupo de los amigos de toda la vida que, sobre todo el sábado por la noche, no paran de enviar mensajes al grupo.
– ¿Y qué os contáis?- le pregunté.
– Nada -respondió.
– Solo envían fotos de tías en pelotas – dijo quedándose tan ancho y sonriéndole a su amigo con esa intención de encontrar su complicidad en plan: tú eres tío y me entiendes.
Por supuesto que el otro le devolvió la sonrisa, es lo que tienen las amistades que suelen estar en la misma frecuencia.
– !Ah, qué bonito¡ ¿Puedo verlas? – le pregunté.
– No, mejor que no – respondió.
– ¿Por qué no? – insistí.
– Créeme Eva, no quieres verlas – dijo riendo.
– ¿Tan ofensivas son que crees que no puedo verlas? – mi tono empezaba a ser delicado.
– Os pasáis fotos de mujeres desnudas tan ofensivas como para que no se las puedas enseñar a otra mujer…
– Bueno Eva, es un juego – me interrumpió de forma brusca.
– ¿Qué cosa es exactamente un juego? -le pregunté- ¿Tener un grupo de hombres usando fotos de mujeres para su diversión? o ¿convertir en un objeto a otro ser humano? o ¿ver culos de alguien a quién no le has visto ni la cara, ni sabes si tiene familia o si es madre….
– ¡Para, para, que no es para tanto! – volvió a interrumpir.
– ¿Qué no es para tanto? Que os paséis la foto de una mujer desnuda de esta manera es una forma de reducirla a un objeto de vuestra diversión, ¿no te parece “para tanto”? – pregunté muy seriamente.
– No, no lo veo así – contestó muy tajante.
– Me dejas más tranquila porque si lo llegas a ver así y lo sigues haciendo iba a cuestionarme unas cuantas cosas importantes….
El ambiente que se había creado podía cortarte con un cuchillo, los cuerpos se habían tensado de una forma visible y ya no había marcha atrás para mi porque creo que estos son momentos de verdadera transformación.
– Veamos – continué- ¿tú tienes una hija cierto?
– Sí- responde.
– ¿Cuántos años tiene?
– Tiene 17
– Mira la última foto que os habéis enviado (yo no la había visto pero no me hacía falta), ¿cuántos años tiene la “niña”? – dije “niña” con la señal de entre comillas.
– Mira la foto, le cambia un poco la cara y rápidamente dice:
– Pocos.
– ¿Te das cuenta de que tu hija puede ser la chica que se pasen en los grupos de la mesa de detrás? Y convertirla en un objeto de esta manera la deshumaniza…..
Se hizo un gran silencio y la incomodidad, que suele invadir este tipo de momentos, remueve lo suficiente como para que despertemos de una “realidad” impuesta, falsa, y peligrosa y conectemos con los valores esenciales del ser humano.

RESPETO:
Según expertas como, Jean Kilbourne, una mujer reconocida por su labor en la conciencia del uso del cuerpo de la mujer en los medios y otras acciones relacionadas, “considerar a las mujeres como objetos, es lo que genera gran parte de la violencia y el maltrato en la vida real”. Considerar a las mujeres como objetos es una falta de respeto que los medios de comunicación usan para vender.

Sin duda que la energía femenina está recuperando su espacio en la tierra pero aún tenemos mucho por hacer y gestos como dejar de tratar a las mujeres como objetos ayudan…y mucho…Por ejemplo, el grupo de moteros que inspiró todo este movimiento ha cambiado la descripción y dejado solo: “A todos nos gustan las motos” así que GRACIAS por hacer de este mundo un lugar mejor.

11s comentarios

  1. Muchas gracias, reflexiones como la tuya hacen falta. Leyendo me he planteado que seguro que hay moteros a los que les gustan los hombres y otros a los que les gusten las mujeres y también los hombres, y lo mismo para las moteras y tanta variedad como personas hay. Demasiado se cae en los tópicos.

  2. Eva,gracias por enviarme los articulos.No son todas las mujeres consideradas objeto y no son todos los hombres quienes ofenden a la mujer.El respeto se gana,no es inherente,no viene incluido,no te ofendas tanto con los hombres porque las mismas mujeres del grupo aquel les encanta ser consideradas como no sólo un objeto sino como un morboso objeto de placer y seduccion.El hombre en su naturaleza tiene en el cerebro sexo,sexo,sexo es instintivo,la mujer entre ropa y zapatos pretende ser la escogida para el menester.la dignidad en “algunas” mujeres es algo retrógrado ahora “cool” es tomar fotos de su trasero,de frente enseñando los pechos y con gestos provocadores,los bailes son demostraciones “casi”,sexuales y sabes que es lo peor son incentivadas hacerlos desde pequeñas,no son los hombres mi querida defensora y gracias por ello,los que deben respetar,somos todas las mujeres las que debemos ganarnos el respeto.Ah..una pequeña cosa más no se enoje,porque la ecuanimidad demuestra que tiene en sujección todas las reacciones de su temperamento y demuestra sabiduría.

  3. Hola Eva, me alegro que consiguieras el cambio porque yo también soy fan de las motos, aunque no tenga moto, me encanta MOTOGP y que las mujeres ya sean pilotos, me alegra saber que también te gustan las motos.

  4. Hola Eva,

    Me encanta este post, habla claro sobre la realidad de la mujer y la indefensión aprendida que ha ido aceptando sin más, sin ni siquiera cuestionarlo. Es cierto que la re educación tiene que venir por varias vías: hombres y mujeres, aquí cada uno tiene su responsabilidad y su reto propio, pero hay que tomar conciencia de ello y darle luz para empezar a hacer cosas útiles para tod@s. Crear una mejor sociedad e igualdad entre nosotro@s es responsabilidad de hombres y mujeres. Un abrazo.

    Gracias Eva por aportar esta visión.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.