Más allá del Obstáculo

IMG_1456Un obstáculo no se supera mirando el obstáculo, se supera mirando donde quieres llegar y eso está siempre más allá del obstáculo.

Un obstáculo es todo lo que encuentres en tu camino que requiera de una acción consciente para dejarla atrás: una relación, un trabajo, un sentimiento, un diagnóstico, un patrón, una creencia, un lugar, un problema, un miedo, un recuerdo, un estado, una etiqueta, un pensamiento, etc…

Algunas veces, tenemos una relación insana, incluso destructiva, con los «obstáculos». Hemos aprendido a mirarlos fijamente y sin parar. Por eso nuestro cuerpo se paraliza quedándose en el lugar donde está o encima mismo del «obstáculo» sintiendo todo tipo de inseguridades y miedos.Incluso, nos quejamos del «obstáculo» con nuestros amigos, le damos protagonismo, lo analizamos, nos vamos a dormir con él, nos levantamos con él, pero eso no nos ayuda porque seguimos paralizados…

Tenemos el programa del «pensarlo bien» y ese «pensarlo bien» se acaba convirtiendo en obsesión por la ley de «donde pones tu atención, eso se expande».
Así que «pensándolo bien» tenemos más de lo mismo, el obstáculo se ha hecho más grande en nuestra imaginación primero, y ya no sabemos donde mirar porque siempre lo vemos…

Los «obstáculos» están para saltarlos, escalarlos, apartarlos, desintegrarlos o borrarlos disfrutando del aprendizaje que nos traen y de la oportunidad de acción que incluyen.

Es momento de parar, respirar, agradecer y ser muy amorosos con nosotros mismos, entender que hacemos las cosas como las hemos aprendido y que es una decisión responsable propia hacerlas de otra manera.
Tomar acción consciente para levantar la mirada y alcanzar más allá de lo que queremos «saltar», porque allí es donde iremos.

Puedes comprobarlo, la próxima que conduzcas un vehículo, coche, moto, bicicleta, monopatín, etc… mira hacia el suelo que tienes en frente, no necesitas más de 5 segundos dependiendo de la velocidad para descubrir que le pasa a tu cuerpo, se paraliza, se tensa, se colapsa, etc…porque estás en movimiento y tu mirada te dirige.
Tu vida es movimiento y quedarte mirando donde estás, cuando lo consideras un «obstáculo», sólo te dejará en el mismo lugar, ¡pon tu mirada hacia donde quieres ir!

Si vives una situación parecida, probablemente tienes cerca a alguien que le está pasando algo similar y puedes sentir la impotencia de ver que otra persona no «salta» cuando podría hacerlo solo cambiando su mirada. Es un reflejo, salta tu primero y cuando estés al otro lado confía en ella para que se sienta confiable respecto a lo que quiere hacer….

4 comentarios

  1. Mes que saltar-los, esborrar-los, escalar-los… que em suposa esforç, jo prefereixo vorejar-los i deixar-los enrere.
    Gràcies pels teus escrits Eva
    Una abraçada
    Chisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.