El efecto “me gusta”

Hoy en día algunas personas vivimos un reflejo de nuestro supuesto valor potente y casi peligroso: El efecto “me gusta”. Internet está lleno de escaparates donde algunas personas, sobre todo las más jóvenes, se exponen para encontrar el éxito y muchas veces encuentran un vacío muy grande, una soledad magnificada por el contraste de una expectativa desmesurada. En realidad es lo que ha pasado siempre: “Cuando el éxito es una causa para provocar un efecto y no un efecto provocado por una causa, puede ser un éxito falso” y convertirse en un útil “fracaso”Por supuesto que el éxito no es solamente ser rica y famoso, ni encontrar una pareja, ni tener hijos, ni siquiera encontrar tu pasión etc.

Esta clase de “éxito”, se ha magnificado con el efecto “me gusta” de internet porque parece un juego, y aunque puede serlo perfectamente, tiene un detalle a tener en cuenta como muchos juegos, cuando se pierde su verdadero sentido, la diversión, se vuelve peligroso.

La mayoría de las personas estamos educadas para creer que triunfar es tener éxito y que tener éxito es ,sobretodo, que te reconozcan, el mayor exponencial de esto es la conocida fama. Pero ese modelo de éxito “iceberg”, utilizo la representación del iceberg porque lo que vemos es una parte pequeña de lo que existe, puede tener resultados no deseados para la persona si no tiene un “equilibrio emocional”.
Parece que no hemos tenido bastante viendo a personas famosas y ricas devastadas por esta clase éxito como: Michael Jackson, Elvis, Robin Williams o Whitney Houston.
Sinceramente, ¿quién puede estar radiante veinticuatro horas al día, haga lo que haga? ¿Cómo nos hemos tragado esas imágenes? y mucho pero, ¿Cómo puede ser que los jóvenes quieran ser como personas que no conocen más que su fachada? Personas de las que solamente ven su photoshopeado éxito exterior y basado en la opinión de los demás.

Yo entiendo el éxito exterior como el reflejo del éxito interior. Por eso si una persona muy alienada te escribe un comentario desagradable o te critica o te juzga o te boicotea, si tu éxito es un reflejo todavía te servirá de palanca para expandirte más pero si no, será una fantástica oportunidad para parar y establecer ese “equilibrio emocional” del que hablábamos al principio con el que enriquecerte interiormente y encontrar tus valores y lo que es importante para ti.

Hoy en día con las redes parece que el reto es mayor, o al menos, se ve mucho más y puede llegar mucho más rápido.
Hace unos días un amigo de trece años me enseñó una aplicación para darte “me gustas” a ti mismo en instagram. Quedé asombrada con el concepto y con la conversación:
-¿Para qué?– le pregunté ajena a ese mundo.
Porque así tengo más me gusta en las fotos. – respondió rápidamente y con un tono de extrañado-
¿Y por qué quieres tener me gusta de personas sin que le guste?– seguí preguntando de forma casi inocente y ya con la intención de que mi amigo mirara en su interior.
Pues para tener más “me gusta”-respondió sin pestañear-
¿Y cuál es la gracia de tener “más me gusta”?– insistí.
Qué así molas más…
Me quedé con cara de emoticono con los ojos bien abiertos, ya que hablamos de redes, y dirigí la mirada hacia sus padres que estaban sentados delante y parecían no hacer mucho caso a lo que estábamos hablando y decidí resumir lo que estaba escuchando:
Quieres tener más me gusta para molar más, me invento que en las redes, porque a mi, que estoy sentada a tu lado, no me molas más por tener más likes, de hecho, me molas un poco menos porque mientras estamos juntos no estás conmigo, estás consiguiendo likes de personas que no conoces de nada y que no les gusta lo que cuelgas, lo hacen porque deben recibir algo a cambio…… ¿Te das cuenta de que esos likes no dicen nada de ti?
– Ya lo sé Eva- dijo en un tono de “no me des la charla” – pero ¡molan!

Estoy de acuerdo en que “molan” pero creo que necesitamos luz en los likes sobre todo de nuestras amigas, amigos, hijos, hijas, sobrinos, sobrinas….luz para que puedan ver lo que son en realidad: un click en una pantalla. El valor se lo da cada uno. Conozco personas haciendo proyectos solo para tener éxito, muchas veces empezaron con una idea inspirada y se fue diluyendo en “necesidad de éxito” solamente por no esperar el tiempo suficiente, ¿qué crees que le pasará a ese éxito? Seguramente se convertirá en un maravilloso fracaso, es decir, en un gran aprendizaje con el que luego seguir con su inspiración:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.