Palabras que me hubiera gustado escuchar cuando tenía miedo I

Hubo un tiempo en el que no creía en nada pero empecé a querer cambiar. No confiaba en mi y, muchas veces, no sabía qué hacer ni a dónde ir.
Era un tiempo en el que sobretodo buscaba respuestas fuera de mi porque no sabía donde más podían estar, sentía mucho miedo…
Me preguntaba ¿Cómo lo voy a hacer? ¿Cómo puedo ser feliz? ¿Cómo puedo saber lo que gusta? ¿Para qué sirvo? ¿Cómo me quito los miedos? ¿Quién soy? ¿Para que valgo? ¿Qué voy a hacer?
En esos momentos me hubiera ayudado mucho leer esto:

“No eres un ser primordialmente racional, de ahí gran parte del miedo y la confusión. Tu parte racional creció en una educación guiada e inconscientemente irrespetuosa donde tus grandes dones quedaron reducidos a su mínima expresión para dejar lugar a lo que está bien. Hoy estás despertando tu parte más esencial, dicho de otra manera, empiezas a hacer lo que sientes, y esa parte racional se queja mucho en tu cabeza porque así está entrenada. La estrategia del miedo, ese que sientes, es una forma normalizada y aceptada de protección a lo desconocido, cuando es con lo desconocido con lo que sentirás la felicidad con la que viniste a este mundo, una felicidades sin condiciones, pura, poderosa, creadora…. Sé que la sientes en ciertas ocasiones y también que a medida que vayas confiando en ti lo sentirás más a menudo.
Fíjate donde estás, estás en un camino único hacia ti misma. Un camino fascinante donde puedo garantizarte que todo saldrá bien. No importa lo que hagas, ni como lo hagas, saldrá bien, siempre sale bien. Si no te lo parece ahora es porque te han entrenado en el juicio y juzgar reduce el campo de visión. Y a demás que hoy no veas algo no significa que no vayas a verlo nunca.
Sentir miedo, frustración, impotencia, desconcierto no es malo, lo malo es negarlo porque eso lo bloquea. Permítete sentir lo que sea que sea que estés sintiendo porque todo saldrá bien.
Desespérate si quieres porque nada dura para siempre pero en cambio si te sientes desesperada y no quieres desesperarte estás en una lucha que potencia esa desesperación.
Nadie tiene la verdad absoluta, ni la forma de conseguir lo que quieres, tú eres la forma de conseguir lo que quieres, las personas que están en tu camino son parte de tus recursos y no condiciones que necesitas cumplir. Confía en ti.
Tu duda es tu aliada, ella te ayuda a cuestionarte cosas con las que te conoces y mientras dudas todo te espera.
Sufrir, pasarlo mal o sacrificarte no tiene porque ser la única manera de conseguir las cosas. Aunque a veces necesites utilizarlo, puedes recordar que el amor no es sufrimiento.
Algunas personas te dan consejos, solamente ten en cuenta que están basados en sus experiencias y eso no es ninguna garantía de que te sirva.
Parte del malestar que a veces sientes viene de la comparación. Cierta comparación con los demás y con “como deberías estar y no estás” es un patrón antiguo que usaban contigo cuando querían que hicieses algo independientemente de lo que tu querías. Hoy es fácil que hayas convertido eso en una forma de motivación, pero la motivación evita la inspiración.
Si sientes que te gustaría desaparecer, es momento de no hacerte mucho caso a ti misma porque pronto se irá la sensación y la inspiración aflorará.
Ya eres maravillosa como eres en este instante y en poco tiempo te darás cuenta de todo el amor que mereces todo el tiempo. A veces te sientes mal porque lo olvidas, es el momento de quedar con alguien que te quiera mucho y esa persona puede ser tu misma. Siempre me encantaron las personas que van al cine o salen a cenar con ellas mismas.
Si a veces te sientes perdida y no entiendes nada, tranquila es común, creo que forma parte de aprender cosas nuevas. Cuando te pase eso hazte aliada del tiempo y se responsable de tus pensamientos, elige lo que quieres pensar, requiere entrenamiento pero puedes hacerlo divertido.
No estás sola. La soledad que sientes es producto de tu domesticación infantil. Tienes la mejor compañía posible, la tuya. Y la conexión contigo te llevará a conectar con otras personas y con algo más grande que puedes llamar como quieras.
Si algunas veces te sientes culpable por haber cambiado, recuerda que la culpa es una energía que puedes transformar en responsabilidad y no sigas complaciendo a nadie si es para obtener su amor, si te quieren bien y si no también.
Seguramente tu circulo de amistades y familia está cambiando, eso es una buena noticia porque es un reflejo de tu propio cambio, agradece.
Si a veces tienes la sensación de no saber que hacer, es momento de no hacer nada. Y te contaré un secreto: no hacer nada es hacer algo, sobre todo cuando te asaltan todas las creencias comunes que existen para quienes “no hacen nada”.
La imaginación es una herramienta muy poderosa que seguramente utilizarás poco aún, es muy poderosa y con ella puedes transformar cualquier sentimiento y pensamiento indeseado.
Riete más, sobre todo de ti misma.
Conecta con todas las personas con las que te encuentres.
Te recuerdo que eres maravillosa solo por quien eres.

Continuará…….que me voy al cine conmigo misma <3 <3 <3
Gracias por estar ahí e inspirar estas palabras!

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>