Perdónate, tenías miedo.

Por cada vez que gritaste o «maltrataste» de cualquier manera sin tener en cuenta los sentimientos de la otra persona, perdónate.

Cuando respondiste con escusas sin sentido que te protegieron de sentir el miedo a perder, en lugar de expresar tu amor, perdónate.

Si reaccionaste consiguiendo hacer sentir culpable de tu frustración a otra persona para alimentar tu ego y así sentirte mejor momentáneamente…por favor perdónate.

Perdónate por tu inconsciencia y por no permitir que la vida fluyera en los momentos que has compartido, desde un mirada hasta una vida.

En realidad…tenías miedo y no supiste expresarlo. Nadie te enseñó a mirar a los ojos del miedo y encender la luz de la conciencia para aceptarlo como parte del proceso y transformarlo en amor, que es exactamente lo que estabas buscando.

Nadie te dijo que cuando pierdes la presencia, es el ego que interfiere por su miedo a desaparecer.

En la presencia de las personas sientes amor, un amor que muchas veces desconoces y te hace sentir profundamente que estás viv@ y que eres uno con todo.

Perdónate si no reconoces la falta de amor y en lugar de eso quieres tener razón. La razón puede bloquear el corazón…

En tu realidad, a lo mejor, sientes miedo a mostrarte tal como eres ante las personas, sobretodo las que te reflejan la falta de amor y el temor a perder.

Si le pierdes a él o a ella, te estás perdiendo a ti mism@ en el intento de comprender lo incomprensible…

Sea como sea, ¡Perdónate porqué seguramente tenías miedo!

Cada vez que te ignoraste a ti mism@ o a otr@ pudo ser por miedo a no estar a la altura y en lugar de expresárlo, huiste.

Aprendimos a huir cuando eramos inocentes pero ahora podemos perdonarnos y transformarlo exactamente como lo imaginamos:

«Cambiar es una cuestión de hacerlo»

6 comentarios

  1. hola eva, gracias por exponerlo tan bien..
    el miedo me saca de mi mismo, no me reconozco despues de actuar des del miedo, diciendo si cuando quiero decir no o al reves…me reconforta el hecho de a veces poder mirar al miedo, darme cuenta, reconocerlo y humildemente, des del amor, disolverlo.
    un abrazo desde el amor.

  2. Creo en el amor y el perdón y, es verdad, muchas, muchas veces en mi vida me perdí, huí, herí, tuve miedo y, me perdí el amor. Maravilloso Eva! Gracias

  3. Moltes gràcies Eva,
    Ets una fon d’inspiració, em fas reflexionar sobre temes quotidians, i em fan sentir alliberada.
    Gràcies un altre cop.

  4. Me ha encantado la reflexión. Es cierto… los miedos…cuando me muevo reaccionando a cualquier estímulo sin haberme parado frente a él, sin respirar profundamente y mirarlo con atención, soy incapaz de sentir esa serenidad que busco constantemente y que muy pocas veces alcanzo y que hace que pueda sonreír en lugar de fruncir el ceño, besar en lugar de atacar, reconocerme en lugar de defenderme.
    Gracias Eva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.