Siempre Hay una razón por la que sentir Gratitud

maiaMuchas veces que nos ocurre algo que no queremos o que sentimos que algo no va o que vivimos una circunstancia que nos parece problemática, nos centramos en ella y olvidamos el resto de nuestra existencia.
Estos momentos son oportunidades de anclarnos en algo que agradecer. Haciendo eso, sintiendo gratitud por alguna de las infinitas cosas por las que podemos sentir gratitud, pondremos nuestro foco de atención en lo que queremos y donde ponemos la atención, eso se expande.
Einstein dijo: “Los problemas no se pueden solucionar en el mismo nivel de conciencia en el que fueron creados”por eso encontrando esa razón o esas razones para agradecer estaremos ayudando a que la circunstancia se solucione.
En realidad no necesitamos razones para sentirnos agradecid@s porque la vida en si ya es motivo de gratitud pero ¿Cuántas personas viven una vida “digna” de agradecimiento? ¿Cómo vivimos cada día? ¿Agradeciendo?
El universo funciona por resonancia: Cuando agradeces, tienes más razones para agradecer.
Pero ¿Cómo agradecer cuando nos sentimos enfadad@s, frustad@s, decepcionad@s, etc…? Encontrando un motivo que siempre lo hay, dándonos cuenta de que tenemos manos o que estamos respirando lo cual es indispensable para la vida.
Nos han enseñando a mantenernos en el malestar y preguntarnos una y otra vez el porqué nos sentimos así, en lugar de cambiar la mirada y enfocarnos en algo que agradecer. No sabemos “salir” del enfado porque no nos permitieron vivirlo cuando éramos pequeños; “Los mayores no patalean compórtate como un niño mayor”, “no te pongas así que no es para tanto”, “mira que feo te pones cuando lloras”, “O dejas de llorar o….(cabe cualquier amenaza)”, “esto no es nada” etc…Pero el adulto que decía esto olvidó las dimensiones del niño, olvidó lo grave que es para un niño perder su pelota preferida o que su mejor amigo cambie de lugar de veraneo y en lugar de consolar al niño hasta que se termina el sentimiento, lo cortó y el niño no pudo gestionarlo, ahora que el niño tiene cuarenta años, los enfados le duran tres semanas….
Para cambiar eso, conecta con el agradecimiento, estás rodead@ de razones para hacerlo. Elige ver, sentir, descubrir todo aquello con lo que te sientas agradecid@, mira a un niño a los ojos, llama a alguien que tengas ganas de oír su voz, párate a observar un árbol, sal a pasear durante un rato y siente tu cuerpo vivo, sonríe, da sin esperar nada cambio, ayuda a alguien a cruzar una calle, haz con “otra mano” lo que haces normalmente con la misma y te darás cuenta de lo que agradecid@ que puedes estar por cosas que no te das ni cuenta y haces automáticamente, dales las gracias a las dos ;), date cuenta de que estas viv@ y puedes elegir DAR LAS GRACIAS!! Eso resonará en el universo como razón para agradecer y saldrás del estado actual encontrando más oportunidades de agradecer.
En una entrevista le preguntaron a alguien que hacer cuando una persona estaba desesperada, dijo: “Que se ponga un lápiz en la boca, eso activará los mismos músculos que utiliza para sonreír” 😀 GRACIAS!

Comparte

2 thoughts on “Siempre Hay una razón por la que sentir Gratitud

  1. Abraham

    Pues siii….. gracias, gracias, gracias Eva…

  2. Jesús

    Muchas gracias una vez mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>