¿Te amo o Te necesito? Amor VS Apego

amor VS apegoCuando “sufrimos” en una relación, del tipo que sea, es fácil que la base de esa relación sea el apego en lugar del amor. Y sin amor, es una bendición que las relaciones no funcionen porque es una señal para cambiar de dirección.

Además de como nos sentimos, con el lenguaje es sencillo detectar el apego en las relaciones personales:

El apego dice: “No me hagas esto, no te vayas”.
El amor dice: “Aunque yo prefiero que te quedes, haz lo que quieras hacer, te amaré igual”.

El apego dice: “No le dejo porque no se que va a hacer sin mi”.
El amor dice: “Confío en ti y sé que estarás bien pase lo que pase”.

El amor pide ayuda cuando la necesita, en cambio, el apego lo hace sin necesitarla para que la otra persona se sienta útil o para “tenerla” a su lado, lo que supone un gasto importante de energía.

En las relaciones con objetos también es fácilmente detectable: “Si lo pierdo me muero”, en realidad, en la mayoría de los casos no te mueres, solo que mientras tienes el objeto el miedo a perderlo te impide disfrutar de él.

El niño educado en el castigo o la recompensa aprende el apego como forma de relacionarse con las personas y las cosas, ya que el castigo más fuerte en la infancia es aquel en que se priva al niño de amor debido a su comportamiento o se le predice una situación “dolorosa” para él, por ejemplo: “si te portas mal, no te quiero”, “me vas a matar como sigas así”, el “me pones enferma”, “como rompas eso lo vas a pagar”…. El niño no tiene opción porque es dependientes de sus padres/madres o cuidadores, es decir, les necesita para sobrevivir. ¡Ahí confundimos el apego con el amor!

“Si no utilizas algo para que no se rompa, estás condicionado a que permanezca en un estado que te impide disfrutar de él, ¡lo tienes si! y no te sirve para nada”

El siguiente “chiste”, por llamarlo de alguna manera, refleja magistralmente la entrada del apego en nuestras vidas:
Se celebra un concurso para ver que niño come más cantidad de un plato.
El tercer premio es para una madre que su hijo se come la mitad del plato.
Le preguntan: ¿Cómo lo haces?
Ella responde: “Le hago el avión con el tenedor, le gusta y se come la mitad”.
Muchos aplauden
El segundo es para una madre que su hijo se come tres cuartas partes del plato.
Le preguntan: ¿Cómo lo haces?
– “Le canto mientras come y solo deja un cuarto de la comida”.- Responde la madre.
Más aplauden
La ganadora es una madre que su hijo se come todo lo que hay en el plato.
Le preguntan, ¿Cómo lo haces?
Responde: “Muy fácil, le digo: si no te lo comes todo, mama se va a morir….y se lo come todo”
………..

Si crees necesitar a una persona o crees que ella te necesita a ti, es un relación de apego.
Si estás dejando de hacer lo que quieres hacer para que la otra persona “no se enfade y te siga queriendo”, o crees que tus acciones, aun siendo amorosas, pueden tener una consecuencia “negativa” en su autoestima es porque vuestra relación es una relación de apego, es decir, el bienestar depende de alguien ajeno. Y si hay apego no hay amor. Las relaciones basadas en el apego son una oportunidad para tomarnos un tiempo de reflexión sobre la relación con nosotros mismos, ¿Te sientes un ser completo?

Otra cara del apego en las relaciones es querer que la otra persona cambie, eso refleja la necesidad apegada a una forma fija de relación que mina el respeto hacia los dos: el que no acepta y por tanto no ama, y el que gasta el tiempo con quien quiere cambiarle, es decir, con quien no le ama tal como es.

Pongámosle luz al apego para ver que nos sirvió de mecanismo de supervivencia hace mucho tiempo y gracias a eso aquí estamos, y empecemos a AMAR para que cada uno pueda ocupar su lugar dejando de “forzar” o “chantajear” o “manipular” a otras personas por necesidades que solamente uno mismo puede cubrir, o podemos despertar una mañana sintiendo que estamos rodeados de auténticos extraños…Extraños que nos reflejan que nos hemos apartado de nosotros mismos y de nuestro propio amor. Extraños que queremos dejar ir….

Encontremos esa verdad en nuestro interior de los seres completos que somos en verdad y, podremos compartir y disfrutar desde la libertad y la paz cada momento de nuestra existencia. Empieza un camino del apego al amor, una aventura digna de vivir donde seguro recuperamos la esencia de nuestra naturaleza: EL AMOR

Compártelo
Facebook Twitter Pinterest Email Linkedin

2 thoughts on “¿Te amo o Te necesito? Amor VS Apego

  1. Josep Martí

    Una muestra más de como una programación limitante desnaturaliza algo tan natural, sencillo y básico como el amor hacia uno mismo, hacia la propia realidad y hacia la existencia compartida con todo nuestro maravilloso mundo.

    Moltes gràcies estimada Eva

  2. adriana

    Muy bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>