Tu Linterna, Tú propia Luz

Luz«Sé que tengo mi propia linterna que alumbra mi camino y también que estuvo apagada durante un tiempo. Me sentía perdido, sin luz y sin fuerzas… Y apareciste a mi lado, siempre estuviste ahí y está vez vi tu luz más que nunca porqué mi camino estaba oscuro, ya no importa porque. Agradezco de corazón que te acercaras a mi porqué tu luz me alumbró casi sin que te dieras cuenta, tú seguías iluminando. Pude distinguir mi propio camino y usar tu luz para encontrar mi propia linterna que sin darme ni cuenta se había apagado. Cuando encendí mi linterna brillábamos aún más».

Así podemos vivir, comúnmente se ha entregado el poder de alumbrar solo a los seres que llamamos «iluminados»: gurús, maestros, etc…La confusión principal es creer que para estar iluminado hay que ser especial pero todos somos especiales, todos llevamos nuestra linterna, si, tú también, si no la encuentras acércate a alguien que te alumbre para encontrarla. Tal vez otro día sea la misma persona la que «necesite» tu luz. Estamos en un lindo camino de encuentros que nos acercan a nostro@s mism@s y nuestras luces pueden encenderse y apagarse. Cuando no veas tu camino tan solo «ves hacia la luz» de quién la tenga encendida, ese alguien no necesita saber más que tú o tener más dinero o más éxito, solo que su linterna este encendida, que tenga su propia luz «disponible» para compartir. Y sabes, como sabemos todos, cuando alguien ilumina su camino con luz suficiente para que te acerques y compartas su luz.

Aléjate de quién quiera usar su linterna solo para alumbrar tu camino y se olvide del suyo, porqué en realidad está buscando su propia linterna con la luz que tú no ves y si tienes. Hace falta amor para reconocer que a veces nuestras linternas están apagadas y en ese amor podremos acercarnos a otras personas que compartan su luz y no que nos la entreguen quedándose ellos «a oscuras».

Tampoco dejes de alumbrar tu camino para alumbrar el de otra persona porque tu camino tendrá oscuridad, ¿Quieres más luz? Tienes infinita, está en tu corazón y es literal, quedándote en tu cabeza, en tus pensamientos «consumes» luz, poniendo atención a tu corazón «creas» luz, es como oxigenar el fuego para que crezca e ilumine aún más.

Muchos entendimos el amor como la entrega total y la luz de cada uno quiere estar siempre encendida y así, también, otros que «apagaron» la suya la pueden volver a encender. La luz es la gratitud, el amor y el respeto por la vida. Cuando vives según tus valores y respetando los procesos de vida de las otras personas y de la vida en general, tu linterna está encendida.

Me he dado cuenta de cuantas linternas tengo a mi alrededor…….Gracias por compartir vuestras luces!! Y a mi querida Kunoichi: Gràcies per la inspiració amb les teves paraules i el teu amor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.