Tu Vida Interior

Los momentos en tu propia compañía, cuando no hay ruido, ni risas, ni llantos, no hay quejas, no hay críticas, no hay juicios, cuando estás la vida y tú, o debería decir, cuando vives la vida, porque la vida no “está”, la vida “se vive”… Esos momentos donde baja el volumen del exterior, donde entra en escena el silencio y te lleva de la mano a la presencia, son un lujo para el entrenamiento porque entramos en contacto con el alma.

Momentos de conexión con nuestra vida interior, donde escuchar claramente nuestros propios pensamientos. Ellos nos muestran lo que proyectamos en lo que llamamos realidad. Una realidad que tal vez no exista, como dicen muchos científicos, pero que se vuelve muy insistente.

Muchas personas continúan creyendo que “la vida es así” y eso se convierte en su consuelo pero se olvidan de la vida interior. A lo mejor deberíamos parar y preguntarnos: ¿Cómo es “así”?

Quizás “nada es así” ni tiene porque seguir siéndolo.

Tal vez, la vida no es ni de ninguna manera fija, está en constante movimiento armónico y equilibrado, y lo único que pasa es que juzgamos demasiado rápido. Por eso creamos una ilusa y confusa “realidad” que engaña a nuestros cerebros para parecer muy sólida y encajar con los cuentos que nos contaban dentro del “ya lo verás cuando seas mayor”. Eso nos programó de forma cruel a crear una realidad igual de gris, igual de fija, igual de rígida…Pero la película, la vida, no ha terminado, no la pares aquí, en la escena que menos te gusta, sigue viéndola, observándola, disfrutándola, incluso esas escenas que te dan miedo o las de intriga porque te hacen vibrar.

La vida es movimiento y cambio.

Si has parado la película y no sabes hacer, recuerda que no es el final todavía, que todavía estás y eres y trata de pensar lo menos posible para conectar contigo en tu interior, ese lugar donde la vida se da sin que tú hagas nada, ese lugar donde todo sigue…Y aparta la mente que parece un perro con exceso de energía que no se deja atrapar y hace todo tipo de movimientos para que le prestes atención.

Conectar con nuestra vida interior conscientemente nos lleva a encontrar nuestra propias respuestas y proyectar quien realmente somos en lo que llamamos realidad.

2s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.