Luz a la Violencia

No he hecho ningún comentario sobre lo que está ocurriendo en el lugar donde nací y donde vivo porque todavía estoy en shock. Me he limitado a compartir, en las redes, frases de personas que han hecho de este mundo un lugar mejor con sus aportaciones, como esta que acompaña a este humilde escrito.

Nunca me interesó la política y no me gustan las banderas, creo que el mundo no debería tener ni una sola frontera y ni una sola diferenciación entre sus habitantes. Todos deberíamos vivir como herman@s y disfrutar de algo, que por supuesto no le pertenece a nadie, como es la tierra. Está claro que estamos muy lejos de ese momento, o no, porque a veces creo que la tierra, harta de tanto conflicto, se puede sacudir en cualquier momento, y con tanta fuerza, que nos extingamos todos los seres que no hemos sabido respetarla ni respetarnos entre nosotros…

Mientras eso no ocurre y aplicando lo mejor que sé para que no ocurra, hago todo lo posible para mantenerme equilibrada, reflexionando, mirando hacia adentro, conectando con quienes quieren conectar y confiando en que todo se está colocando en su sitio como siempre ocurre aunque no siempre lo parezca.

Mis reflexiones son muchas estos días, tantas que hasta hoy no he conseguido sentarme a plasmarlas con el arte que adoro, la escritura. Y será por mi espíritu motero pero son reflexiones muy rápidas que quiero cazar al vuelo para adaptarlas al ritmo de mis dedos, ¡toda una aventura!

Cuando me expreso respecto a situaciones como esta, me parece interesante tener en cuenta dos cosas:
La primera es que esto no es más que mi opinión y por tanto no es verdad solo es mi forma de aportar luz y claridad si a alguien le sirve.
La segunda es ver como usamos las generalizaciones, más específicamente, no creo que generalizar nos ayude, por ejemplo, cuando digo “la gente” ¿a quién me refiero? está claro que no a todas las personas que existen, porque no las conozco a todas, solamente me refiero a las que conozco y seguramente cuando hablo de “la gente” ni siquiera me refiero a todas esas personas que conozco sino solamente a algunas de ellas, pero en cambio, utilizando la palabra “gente” incluimos a todas las personas y hacemos grande algo que creemos y que no necesariamente otras personas comparten. Lo mismo ocurre cuando el término incluye el lugar donde nacen las personas o donde viven. Por eso expresarnos es todo un arte que requiere mucha atención y mucho cuidado sobre todo cuando el término que utilizamos puede incluir a nuestra vecina o a nuestro amigo de toda la vida o de hace una semana o incluso a algún familiar, solo por cercanía energética.

OTRA VISIÓN

¿Cómo están las cosas por ahí? me suelen preguntar. Pues mira, en mis encuentros con amigos y familia, se respira una melancolía extraña que se decanta hacia la tristeza algunas veces. Se viven muchos silencios intensos y hasta algunas lágrimas en conversaciones delicadas, es curioso porque a la vez hay mucho ruido fuera, sobre todo en los medios y en las redes, un ruido que se cuela en nuestras mentes y en nuestras conversaciones pero esos silencios parecen conectar con algo más grande que nosotros una especie de poder universal con cierto ritmo que suena familiar y reconforta. Algunas personas vivimos una sensación de impotencia que proviene de un maltrato conocido y evidente que me atrevo a etiquetar de injusto, ¿sabes por qué? porque el maltrato siempre es injusto y propio de personas poco conscientes. La verdad que después de más de seis años enseñando, en varios lugares del mundo, como cambiar creencias, he llegado a la conclusión de que nadie debería malgastar parte de su vida queriendo cambiar creencias y que ni siquiera sentiríamos la necesidad de hacerlo si creciéramos con valores como el amor y el respeto. De esa manera, no sería necesario ningún cambio, no porque seríamos perfectos, sino porque seríamos cambio constante y eterno. Seríamos flexibles, comprensivos, cooperantes, amorosos y respetuosos con todo. Pero estamos tan enfermos, por llamarlo de alguna manera con solución, que seguimos repitiendo lo que aprendimos, aunque nos hizo daño, sin mirar hacia a nuestro interior. Y si crecimos con violencia, nos comportamos de forma violenta, a mi me ocurrió durante mucho tiempo, y esa violencia es nuestra única anestesia posible al dolor que se siente cuando alguien ha sido maltratado, es decir, ha crecido violentado por alguien ya sea en casa o en la escuela o en la calle. Es más, a veces, bajo esas condiciones de violencia es difícil darse cuenta de la violencia que ejercemos pero en esta situación que vivimos es más que obvio, un post de antes de ayer: “Muy republicanos pero bien que haceis fiesta el dia de a constitución. Poneros a trabajar parasitos jajaajajajaj” publicado por una persona que vive a una calle de mi casa que consideraba amigo y la primera respuesta es: “Eso, eso. A trabajar banda de vagos.” y ya casi he querido olvidar los famosos “¡a por ellos! ¡oe!” o “Los catalanes sois unos nazis” o “Ojalá en el atentado de las ramblas hubieran estado todos los catalanes” sin duda que podemos etiquetarlo de maltrato, y por supuesto que podemos llamarlo violencia. Por supuesto que la aceptación de lo que ocurre es el primer paso de la transformación pero aceptar no nos vuelve personas ciegas ni irracionales sino poderosas para hacer las cosas de “otra manera”.

Entonces las cosas por aquí, en mi entorno, que no quiere decir el entorno de mi vecino, están como en el siguiente ejemplo: Imagínate que tu mejor amiga se da cuenta de que lleva años casada con alguien que no la entiende, ni la respeta, ni siquiera habla su idioma y que últimamente ha empezado a intentar poner a la familia y los amigos en su contra, se ha puesto furioso porque intuye que quiere separarse y le ha enviado a sus matones a que le peguen como se le ocurra decir que le gustaría separase. Hasta ahora no se había dado cuenta, aunque algunas personas le advertían, pero en cambio otras, en momentos de despertar, le decían, es lo normal hay que aguantar. Y ahora imagina que tu amiga y tú no vivís en el siglo veintiuno y que la ley, en lugar de protegerla, que es lo que debería hacer, le permite a esa persona someterla y no dejarla ni siquiera hablar…

Paréntesis: Sé que estoy utilizando el estereotipo violencia de género “hombre maltrata a mujer” y que también ocurre al revés, soy consciente, lo que ocurre es que en la política, y los llamados cuerpos de seguridad hay muchos más hombres que mujeres y por eso lo dejo tal cual, de hecho, y ya que viene a la justificación, creo que el mundo iría mucho mejor si hubiese como mínimo un equilibrio de hombres y mujeres en este tipo de cargos. Cierro paréntesis.

…Ahora sigue imaginando que tu mejor amiga lo ha comentado con algunos miembros de la familia y ha recibido todo tipo de respuestas. Con su cuñado, la prima y el suegro se llevaba muy bien pero ahora la acusan de abandonar a su marido y la culpan de una futura ruptura familiar, sobre todo la prima que vive de alquiler en casa de los padres de tu amiga, claramente ellos no la respetan. Pero de su cuñada, una tía y un primo recibe comprensión y respeto, incluso le dicen que sienten que se vaya pero que la entienden y que seguirán siendo su familia esté donde esté. Tu mejor amiga necesita tomar una decisión y sabe, después de hablar con varias personas, que esa decisión despertará un gesto amoroso en quienes la respeten y un rechazo en quienes no la respeten, ¿Existe mejor manera de que todo se ponga en su sitio? lo que “tu mejor amiga” no se podía imaginar es que el rechazo de algunos iba a ser en forma de violencia….

Aquí es donde todo se para mí para otra reflexión.

Y en el ejemplo, puedes identificarte con muchos personajes de forma pacífica para poder alcanzar el lugar en tu corazón que sabe las respuestas a tus propias preguntas.

PONIENDO LUZ A LA VIOLENCIA

El subtítulo de Tu Poder Ninja es “la vida en lucha no es vida” una frase que cada día cobra más sentido, sobretodo después de vivir un día como el uno de octubre, en el que mi madre, con algo más de setenta años (no he dicho tu edad mama 😉 ), se había ido a votar y llevábamos tres horas sin podernos comunicar con ella mientras no dejaban de llegar imágenes de personas que querían votar heridas y golpeadas.

Como yo lo veo, la violencia es un forma de no ver los propios miedos e inseguridades, es una forma de anestesiar una vida miserable y sin sentido. Y es violencia someter y callar a otra persona por la fuerza porque lo que dice no se quiere oír o porque se cumplen órdenes no filtradas ni por el corazón ni siquiera por el sentido común. Violencia es la herramienta de las personas con el corazón helado por la injusticia que ayer vivieron y que hoy defienden, y cerrado por un maltrato que hoy repiten. Lo sé porque yo fui violenta.

Con todos estos años de entrenamiento en artes marciales, me sigo preguntando como las personas, que acudieron a votar y a las manifestaciones el uno de octubre y los días posteriores, consiguieron neutralizar tanta violencia sin un solo golpe, bueno creo que por ahí hay una silla que alguien tiró y que es la única imagen que se repite en los medios pero es la misma silla todo el rato así que es evidente que no hay más imágenes. Estas personas me han dado una lección de paz que siempre llevaré conmigo y me la siguen dando todos los días porque nos reconocemos por la calles, en los super mercados, en los parques, en espacios públicos donde compartimos montones de cosas por voluntad. Por eso respeto todas las respuestas a este escrito, si las hay, pero no voy a dejar entrar más violencia a mi casa.

Durante mucho tiempo me he preguntado ¿Cómo llegaron a votar la mujeres? o ¿Cómo consiguieron tener derechos personas que legalmente eran consideradas inferiores? ¿Cumpliendo la ley? pero la ley decía que no tenían derechos……ahora lo sé expresándose con PERSEVERANCIA, UNID@S y en PAZ.

Cuando siento melancolía o mi paz se nubla por esa sensación de impotencia que describía antes, elijo cerrar los ojos y sentir que siempre gana el respeto y el amor a la violencia y la opresión aunque lleve más tiempo del que me gustaría en algunos casos.

Algo está sucediendo en el corazón de las personas que vivieron el uno de octubre como lo viví yo, tanto quienes lo hicimos de cerca como quienes estaban lejos. Algo que sin duda ayudará a nuestra conciencia universal amorosa y respetuosa a expresarse, a salir a flote aunque unas pocas personas inconscientes estén queriendo hundirla. Ya sabemos que son personas que no sienten conexión con los demás porque crecieron con violencia. En algún espacio, convivieron con ella demasiado cerca algo que jamás debería ocurrirle a un niño pero que hoy todavía ocurre y hemos decido aceptar para transformar. Porque hoy si pegas o defiendes que peguen, en nombre de lo que sea, si insultas, si humillas, es solamente porque te falta mucho amor y porque, como quienes conviven con la violencia, repites lo que te hicieron contra otras personas, sin darte cuenta que son tus hermanos. Sé, por experiencia propia, que el dolor que ha sentido alguien que hoy se comporta de forma violenta, es la causa de que crezcamos con armaduras que nos hacen insensibles ante las necesidades de otras personas pero  también sé que eso no dura para siempre, en algún momento, seguramente cuando estás a punto de irte a dormir, o cuando ves a tu hija pasarlo muy mal, cuando tu madre se está muriendo, ves a alguna persona herida y sabes que podrías haber sido tú, conectas con la otra verdad, la verdad del respeto, el amor y la conexión, que también llevas dentro, donde la violencia no tiene cabida ni sentido alguno, donde recuperas todo el amor que siempre te ha faltado y que necesitas pero que no te atreves a pedir porque temes deshacerte en lágrimas desconsolado, desesperado, solo y abandonado.

ENTONCES, ¿QUÉ LE DIRíAS A TU MEJOR AMIGA?

Por todo esto, quiero poder convivir, cooperar y cocrear con personas que les dé igual de donde soy y me respeten como yo les respeto a ellas, personas que aunque no estén de acuerdo conmigo no me darán sus argumentos para que cambien de opinión y mucho menos me pegarán o insultarán o humillarán para que haga lo mismo que ellas, sino que me acompañarán en el camino. A mi mejor amiga le diría: “te apoyo en lo que decidas”.

Está claro que la situación que se vive hoy en Catalunya es más compleja que el ejemplo de “la mejor amiga” porque hay algo más de siete millones y medio de personas implicadas y con diferentes opiniones pero para eso se creó la democracia para poder elegir entre todo lo que el pueblo quiere a través de sus representantes y escoger lo que salga por mayoría, y muy importante, todas las personas respetaran lo que dicen la mayoría. De hecho así ha sido, yo me he dejado gobernar por partidos, que no había votado, por vivir en democracia. Qué un grupo de personas quieran autogobernarse es respetable sobre todo si su gobierno actual es corrupto hasta las cejas que eso sí que lo sabemos todos pero parece que nadie le da importancia.

Quiero como “la mejor amiga” poder divorciarme, si me da la gana, de quien no me respeta para poder formar una familia con quién sí lo hace y ser libre para hacerlo.

Creo que todo está conectado así que, gracias a todo esto, hoy se un poco más de política y me siento más conectada que nunca con las personas que hablan mi idioma, y no me refiero al catalán solamente sino al idioma del respeto. Me parece una gran idea que seamos la mayoría quien decidamos lo que queremos sin que eso sea un crimen. Ya que parece que hay cosas injustas que deberían ser justas y viceversa pero a veces olvidamos que es el hombre, nunca mejor dicho, quien dicta la ley y por supuesto que puede estar equivocado o tener intereses propios, de hecho, ahora que sigo reflexionando no veo a un hombre dictando una ley que le perjudique…

Necesitamos más que nunca esa conexión con nuestros valores esenciales que surge de la unión, del silencio y de la responsabilidad que la televisión, las quejas y las críticas anulan por completo.

Acabemos con nuestro querido filósofo Platón quién hace más de dos mil años dijo “Donde reina el amor sobran las leyes” y nos hace falta mucho amor. Paz y amor van de la mano y si me pides una sola palabra para describir ¿Cómo estás las cosas ahí? te responderé……reina el amor y la paz.

___

Dedicat a la Gemma Domènech i a totes les persones que com ella parlen l’idioma del respecte. Gràcies per la inspiraciò amiga. T’estimo 💜

8 comentarios

  1. Hola Eva,
    He leído tu reflexión. Efectivamente el mundo no debería tener banderas ni fronteras. Demasiado pequeña la Tierra para que existan tantas separaciones por cuestiones de idioma, territorio, dinero, ideología, economía, etc. Todo por creencias falsas como historicas, “esta tierra es mía”, “yo nací aquí” “tengo 8 apellidos catalanes” y un sinfín de justificaciones sin sentido que excluye directamente a los que también tienen esos 8 apellidos catalanes que no piensan de la misma manera y se ven obligados a someterse una constante y cercana violencia: la de sus propios parientes, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc. La que tú llamas violencia por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado fue la de evitar un día de elecciones ilegales y fraudulentas, (ya me dirás en qué país democrático se admite ésto) saltándose vuestras propias leyes. Esas Fuerzas con un mandato específico: cerrar esos “colegios electorares” fue su cometido. Cometido que no le dejó cumplir mucha gente que se enfrentó con ellos. Si así fuésemos todos por la vida, la sociedad no sería tal, sería un caos de violencia. Y te recuerdo que vuestro gobierno actual violentó vuestro propio Parlamento. No has hecho alusión a eso. Omitir temas que deshacen tu argumento no es bueno ni para ti ni para nadie. Las Leyes están para cumplirlas, nos gusten o no. Sean buenas o malas. Cuando te divorcias, también tienes que seguir un procedimiento marcado por las Leyes y sometido a una sentencia vista las pruebas. Nadie puede considerarse “divorciado” sin pasar por un tribunal. Y lo mismo pasa en todas las circunstancias de la vida. ¿Qué pasaría con el valle de Arán? Ya sabes que ellos también quieren la independencia de Cataluña si Cataluña se independiza. ¿Cataluña se lo permitiría? Me temo que no aunque por coherencia con las ideas independentistas tendríais que facilitarles el camino para que también fueran independientes de vosotros.
    Precisamente desde que la humanidad se unió para sentirse más protegidos se crearon leyes para poder existir como sociedad. Ha sido así y ha mejorado mucho, ya no te echan a los leones, ya no se cortan cabezas ni te queman en la hoguera por pensar y sentir de otra forma. Y esas leyes se aceptan y siempre son mejorables. Nunca son estáticas. Y sí las mujeres han luchado mucho por ganarse un puesto en la sociedad y sin saltarse las leyes de la época, que no contemplaban a la mujer ni para votar. ¡Y lo consiguieron dentro del marco legal existente!

    Soy canaria, me llamo Nuria, hija de canarios, con un hermano de ibicenco y una hermana sevillana. Un padre militar con el que nunca estuve de acuerdo pero acepté sus reglas. Viví la dictadura y vi como a mis amigos los metían en la cárcel por sus ideas, a algunos les daban palizas tremendas y eso que solo eran estudiantes universitarios unos y otros ya habían terminado la carrera… Con todo esto, no te queda más remedio que ver y elegir cómo quieres sentirte y ser.
    Si voy a mis orígenes, debería decir que soy guanche y reivindicar mi tierra canaria y fuera todos los demás.
    Pues no, llevo a Canarias en el alma. Adoro a mi tierra y mis amigos, pero mis raíces por apellidos soy vasca y portuguesa, por nombre catalana y por donde vivo ahora, aragonesa…

    Me siento ciudadana del Mundo, como decía César Manrique (un canario universal), y es verdad. La historia de la humanidad está tan plagada de idas y venidas de la gente de un lado a otro del mundo, que somos de todas partes y todos estamos unídos por lazos sanguíneos entre todas las nacionalidades del mundo, es una realidad absoluta demostrada científicamente. Los 8 apellidos vascos o catalanes no hace a nadie más de un sitio que de otro porque detrás lleva a miles de generaciones que quién sabe de qué lugares provienen. Así que los nacionalismos son la cosa más retrógrada y fascista del mundo, y sin daros cuenta, es lo que estáis haciendo ahí en Cataluña, (que por cierto, me siento especialmente unida a esa tierra por muchas razones y estoy ahí cada poco tiempo). Hitler es el exponente máximo del fascismo, la locura la raza pura y la destrucción. No existe raza pura ni territorio nuestro.

    La realidad es más sencilla: creencias que se convierten en emociones y dan lugar a sentimientos equivocados en estas circunstancias. Es muy fácil manipular las emociones de los demás. Cuando nuestras creencias estén basadas en lo infinitamente pequeños que somos frente a un universo tan inmensamente vasto, nos daremos cuenta de que en realidad somos células de la Tierra que trabajando en cooperación (como nuestro cuerpo) tendremos una conciencia tan elevada que no necesitaremos políticos de ningún bando ni nación que nos represente porque seremos tan conscientes de que la convivencia pacífica y el respeto por uno mismo, por los que tienes al lado y los que están más lejos eres tú misma, existirá el autogobierno de verdad en cada pueblo o ciudad y realmente estoy convencida que vamos hacia eso afortunadamente.

  2. Que laarrrrgo querida Eva… rescatable esta vez “… Qué un grupo de personas quieran autogobernarse es respetable sobre todo si su gobierno actual es corrupto hasta las cejas que eso sí que lo sabemos todos pero parece que nadie le da importancia.“

    La mayoría de Catalunya quiere la Independencia y según tus palabras que estoy de acuerdo hay que RESPETARLOS.

  3. Estimada Eva, como siempre, un gusto leerte, y “aprenderte”. Desde Málaga, he vivido los acontecimientos con mucha pena, vergüenza e incluso desesperación, mezclada con emocionantes momentos de reconocimiento, admiración y Amor por cada una de las personas que como dices en el artículo, a pesar de recibir violencia, han sabido y sentido la Paz verdadera del Ser que sin ser respetado, respeta. Grande lo aprendido en estos días, y gracias por compartir tu sentir. Besos y abrazos desde una moto también.
    Por cierto, qué bonito Platón.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.