¿Y si me muero mañana?

Mantuvimos una conversación curiosa con dos amigos que trabajan de lunes a viernes en un lugar que no les gusta y los fines de semana llevan su propio negocio. El negocio es lo que verdaderamente les gusta pero por su sistema de creencias dedican un ochenta por ciento de su tiempo a hacer lo que está «bien» y solo el veinte a lo que quieren.

En un momento de la conversación, uno de ellos dijo:
A veces pienso en dejar de trabajar en lo que no me gusta y dedicarme a mis hijos y a lo que me gusta porque: ¿Y si mañana me muero?

La respuesta fue espontánea y clara:
Pues te habrás muerto pero esa no es la cuestión porque una vez muerto ya no importa la vida aquí…la pregunta es: ¿Y si vives mañana? ¿Solo vas a hacer lo que quieres hacer si crees que mañana puede terminar tu vida?, ¿Qué sentido tiene eso?

No lo había pensado– respondió.

Tiene muy poco sentido esperar a estar cerca de la muerte para empezar a vivir. ¿Qué hace que pensar en la muerte cerca nos permita liberarnos y empezar a vivir? Es porque los miedos y las preocupaciones en el futuro se esfuman, ya no hay «nada que temer». Le tememos a la muerte pero cuando sabemos que va a llegar, dejamos de tener miedo y empezamos a vivir.

En realidad es nuestra mente quien crea esos miedos y preocupaciones que no nos dejan vivir como queremos. Parecen muy reales pero no lo son, están solo en nuestra mente. Así que tal vez es momento de aceptar que podemos estar infinitamente mejor cuando salimos de la mente y nos metemos en el cuerpo, porque los miedos y preocupaciones se esfuman tal cual lo harían si «fuéramos a morir mañana», los eliminamos.

Me encontré con una frase de Naguib Mafouz en facebook:

«El miedo no previene la muerte, previene la vida»

Sin darnos cuenta estamos en un círculo de infelicidad justificada, tengo miedo a morir y por eso dejo de hacer lo que quiero pero solo haría lo que quiero si supiera que iba a morir mañana, entonces ¿Cuando vives? La respuesta es: en lugar de vivir, la mayor parte del tiempo sobrevives.

¿Para que esperar? Podemos vivir plenamente cuando entendemos que centrándonos en el momento que vivimos hacemos desaparecer las preocupaciones en el futuro.
Sal de los pensamientos teniendo la certeza de que todo está «bien» para encontrar la energía de hacer lo que realmente quieres, en lugar de algo condicionado a un resultado futuro.

***Reflexión:La idea es darnos cuenta de si vivimos plenamente o no. Y algunas personas pueden ver que no lo hacen, cuando se dan cuenta de que cambiarían de vida si supieran que van a morir, tanto si les da miedo como si no…***

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.