Según algunas personas expertas, el 97% de nuestra comunicación es no verbal, eso le deja a las palabras el 3%, lo que significa que cuando expresamos algo, la INTENCIÓN de lo que queremos expresar tiene una gran importancia.
La comunicación no verbal incluye: gestos, tono, volumen, energía, ritmo…y el receptor del mensaje recibe esa información más que las palabras.
Piensa en los niños muy pequeños, lo QUE le digas es menos importante que COMO se lo digas.

¿Qué pasa entonces con los medios de comunicación que utilizan exclusivamente las palabras, como el whatsapp? Qué la intención se queda reducida a emoticonos y entonces el receptor interpretará lo que lee según sus creencias, según lo que tiene dentro….es algo así como exprimir una naranja siempre sale zumo de naranja

Ten en cuenta que, posiblemente, cuando lees un mensaje, lo estás interpretando según tu propio sistema de creencias y por su puesto acorde con tu estado de ánimo. La intención de la persona puede ser completamente distinta, de hecho, Marshall Rosenberg, en su brillante Comunicación No Violenta, dice que las personas digan lo que digan solo hay dos cosas que expresan: LO SIENTO y GRACIAS aunque esto lo dejaremos para cuando dominemos el arte de interpretar el whatsapp con todo el AMOR POSIBLE :D.

Considera también que cuando escribes un mensaje la otra persona lo va a recibir según SU sistema de creencias y su estado de ánimo. Esto abre un amplio abanico de posibilidades en la persona que tal vez tú ni contemples y que te das cuenta con su respuesta con la sensación de recibir un «cubo de agua fría» 😮

Estas nuevas herramientas de comunicación nos están ofreciendo muchas posibilidades nuevas y como todo, un montón de oportunidades para evolucionar. Muchas personas no saben expresar lo que sienten sobre todo cuando están delante de los demás porque así nos educaron: «No demuestres tus sentimientos o serás vulnerable» y así hemos ido tragando muchas cosas. Ahora podemos escribir tranquilamente detrás de un teléfono móvil pero recuerda que el mensaje será interpretado por el receptor a menos que seas capaz de transmitir la intención sin la parte no verbal de la comunicación.

Puede ser útil recurrir a la inocencia y leer los mensajes como los leería un niño de 5 años.
– Siempre interpreta la mejor intención posible.
– Si tienes alguna duda, pregunta.
– Contesta cuando tengas la seguridad de que lo vas a hacer desde el corazón y no desde el ego (rabia, dolor, enfado…)
– Si hace falta, escribe que tus palabras salen de tu corazón, así puedes ayudar a que la interpretación sea más cercana a tu intención.

Recordemos que:

Todos los seres del planeta buscan dar y recibir amor en sus actos.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. marta

    Hola hermosa, gracias como siempre por esos mensajes que envias y que conectan con la vida de otras personas que están totalmente conectadas en una atmósfera contínua de querer bienestar a los otros… algo que personalmente disfruto de tus reflexiones y que me viene hoy al dedito.

    Uno envía una información, y otro ( porque ahora en Internet puede ser cualquiera) metaforicamente batea esa información, con un golpe rotundo, ofensivo, y uno se pregunta:»! pero esa no era mi intención!», que habrá entendido para valorar eso como una pelota si en realidad era un suspiro.

    TQ, ayer regresando de los mini-hermosos viajes que tengo ganas de compartir contigo me vino esta canción a la radio y te la dedico MUSIC & LIGHT Imagination.

    Gracias a falta de tenerte a mi lado fisicamente un comentario me devuelve esa bonita posibilidad.

  2. Eva

    Te quiero mucho hermana!! Gracias por el amor y la conexión que regalas sin espacio tiempo!!!

  3. Silvia elena

    Me encanta como lo dices evita san. Y sin duda es así . Por momentos salen cosas cómicas debido a las interpretaciones de los dos lados. Otras no tanto, y lo he experimentado.
    Como estas? Con ganas de verlas
    Besooooo

Deja una respuesta