Fallar es una etiqueta, un juicio, una interpretación que incluye, entre otras muchas cosas, una comparación.

Nuestra vida está en constante movimiento y eso es parte de su belleza.

Fallar, equivocarse, meter la pata, etc.. son todos productos de una educación basada en la derrota y el fracaso.
En el momento que haces algo nunca puedes fallar ni equivocarte. Los juicios sólo pueden surgir después del momento en que han ocurrido y si vives el presente simplemente no existen.

Sé que estamos educados en el constante análisis de todo lo que hemos hecho y cómo lo hemos hecho, en la exigencia: «Castigado a tu cuarto y hasta que no sepas que has hecho no salgas»….

Un bebé no se pondría de pie si cada vez que cae se pone a reflexionar en que ha fallado para no tenerse en pies, ¿Ha fallado? o ¿Ha tenido una experiencia que le lleva a la siguiente y luego a ponerse de pie?

Lo mismo ocurre contigo que crees que esto tampoco te va a funcionar sólo porqué has probado muchas cosas y ninguna te ha funcionado, ¿Estás segur@ de que no te han funcionado? o ¿Son parte del proceso?. ¿Crees que si te paras porque «has fallado» te pondrás «de pie»?

Vivir desde el convencimiento de que todo está bien hace que todo esté bien.

Recuerda amarte durante el proceso en lugar de exigirte o juzgarte.
¡¡Cada momento es único disfrútalo!!

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Jesus

    … este post me viene como anillo al dedo, necesitaba leerlo, escucharlo y un largo etc…
    Eva gracias y un fuerte abrazo…

  2. Eva

    Graacias a ti Jesus!! Un abrazo

  3. Marta

    Gracias por recordar tan bella reflexión del aprendizaje de la vida!! Vivir con amor y felicidad es maravilloso y las pequeñas vocecitas de nuestro interior cada vez se oyen menos y se les presta menos atención…
    Te quiero! ******

  4. cesar

    gracias Eva.
    contigo siempre se aprende alguna cosa……….. eres una gran maestra.
    un fuerte abrazo con mucho amor.

Deja una respuesta