Puede que la “rutina”, el trabajo, lo que consideras “problemas”, etc… te cieguen.

Como el árbol que no te deja ver el bosque. EN esos momentos es útil recordar que sigues teniendo infinitas capacidades por descubrir. Independiente de como te sientas, a tu alrededor, muy cerca de ti, siempre hay algo por lo que maravillarte a lo que tal vez no prestas atención por la programación.

Fíjate se encuentras los ojos de la persona que tienes delante, la sonrisa de un niño, el entusiasmo de un perro, un gran árbol, el cielo, el frío, tus propias manos, una canción, el canto de un pájaro.

Todo aquello que te devuelva el reflejo de que eres una maravilla y como tal tienes la capacidad de maravillarte a cada instante. Con eso estarás dirigiendo tu atención lejos de los “problemas” y tendrán espacio para solucionarse mientras tu agradeces la maravilla que eres.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Matias

    Impresionante!!! gracias a Maria también!!

    Saluditos 🙂

  2. Eva

    Sí es impresionante…..Así de “grandes” y bellos somos 😉

  3. Felipe

    Un video maravilloso !

Deja una respuesta