• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Leer
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La supuesta autoridad se establece usando el miedo. No debemos confundir la moralidad con la autoridad. Autoridad viene de autor. La moralidad es natural y todo ser humano sabe lo que está bien y lo que está mal.

Un abuso es un abuso venga de quien venga y tenemos el derecho legítimo a defendernos de cualquier abuso.

Una educación en la infancia basada en actitudes autoritarias solo genera miedo y con miedo no se puede pensar. El niño hace lo que le dicen pero no porque lo entiende y lo siente sino porque tiene miedo al castigo, a los gritos, a los golpes o las reprimendas. Así ese niño solo puede ser dos cosas de mayor, a menos que ponga luz y conciencia a sus traumas, sumiso, es decir, víctima o abusador.

“Lo peor es educar por métodos basados en el temor, la fuerza, la autoridad, porque se destruye la sinceridad y la confianza, y sólo se consigue una falsa sumisión.”

Bernardo Stamateas

Los efectos a largo plazo de una educación en autoridad pueden llegar a ser graves en cuanto a la forma en la que desarrolla la vida adulta. Fácilmente se crece creyendo que no se tiene valor, que no se es digno de nada, que no se merece nada, que está bien lo malo que ocurre.

Parte adaptada del Capítulo 14 del ciclo de charlas con Patricia Zubizarreta que puedes ver en este link.

Deja una respuesta