• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Entrevistas
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¿Lo sientes? El mundo se está despertando de un sueño programado y falso.

Cada vez más seres humanos se conectan con algo que muchas veces les cuesta describir porque no se basa en conceptos sino en sentimientos, en llamadas, en sensaciones…

Es el caso de Tundra, una poderosa mujer, con un don que se desprende de sus preguntas, del tono de su bella voz, de su curiosidad auténtica que va delicada y conscientemente profundizando en las almas a sus “cociner@s” en sus vidas. Con ella, desvelan sus fórmulas mágicas y comparten las recetas de su sabiduría única y esencial para enriquecer los platos de quienes leen o escuchan sus palabras.

Esta vez entró en la cocina de Eva Sandoval y este es el resultado;

Osadía, respeto, diversión y una espada samurai

Cómo puedo presentaros  a quien parece haberse despojado de sus etiquetas para  Ser.

Eva Sandoval

Os invito hoy a entrar en la cocina de Eva Sandoval, que pasó de empresaria luchadora a ser una mujer que dejó de luchar y sobrevivir para poder VIVIR y ser el cambio que quería ver en el mundo.

Converso con ella sobre esto y aquello, un esto y un aquello que revelan un camino de lo que hoy  puede mostrar sin ambages.

Dada la situación actual y los muchos comentarios que, en ocasiones, sin reflexionar, oigo entre aquellos que todavía conversamos en vivo y en directo, a pesar de las mascarillas, tiene que ver con la “ruina”, la debacle que nos rodea y, os transcribo su respuesta, interesante reflexión en nuestra cocina de hoy.

Eva, ¿qué es la “ruina”?

La ruina es seguir manteniendo algo que está construido y se está cayendo  por que no es tuyo, o por que no se construyó bien.

Es un momento magnífico para “edificar” lo que quieres y cómo lo quieres, a pesar de que en ese momento, a veces, no seamos conscientes.

¿Que le sugerirías a alguien que se siente en la ruina?

Que se mire. Si se siente, es que está vivo y si está vivo, no está en la ruina, lo que pasa es que no está valorando que está vivo y las infinitas posibilidades que eso le ofrece, fundamento esencial para tener una vida plena.

Dada tu respuesta, podría ser una obviedad preguntarte si te gusta cocinar

Pues es una buena pregunta, ¡sí me gusta!, la cocina es la representación más potente de la magia, es la alquimia más pura. Me encanta descubrir, que no es más que desvelar lo que está cubierto.

-¿Qué tipo de cocinera eres?

Atrevida, me gusta crear y para crear hay que ser osado, atreverse con el riesgo, contemplando la posibilidad de que salga “mal”.

– ¿Cómo te sientes en tu cocina en este momento de tu vida?

Libre y abierta a esas infinitas posibilidades de las que te hablaba, dejando ir cada vez más, soltando cada vez más y confiada en que todo lo que aparece en mi vida, aunque yo no lo comprenda, tiene un sentido, y es perfecto como es.

-¿Qué lenguaje utilizamos en nuestras cocinas?

El lenguaje que hablamos es el lenguaje materno, el lenguaje de la madre es el de la naturaleza, en definitiva el lenguaje del amor. El del corazón.

Playa

-¿Hubo algún momento en que empezaste a prestarle especial atención a tu cocina?

Si, y hasta ese momento estaba en la cocina de los demás. Empecé a observar y desde la observación empecé a crear mi cocina, la que llevo construyendo y en la que llevo viviendo desde los últimos 13 años.

-¿Qué tipo de cocina predomina en tu casa?

La cocina de improvisación, nunca sabes lo que va a salir, es la cocina del momento y la que se cocina con lo que tengo, permitiéndome ser creativa con lo que hay.

-¿Qué especies han aportado: calor, picante, dulzura y frescor a tu cocina?

Calor: el respeto, el no respetarme me hizo tomar conciencia del frío

Frescura: la diversión, el juego

Picante: Vivir en presencia y el riesgo que eso supone

Dulzura: mi hermana, el cuidado y la atención que he recibido de ella

-¿Cuál es tu ingrediente estrella?

Definitivamente, la conciencia.

-¿Sabes cuando cambiar de cocción?

Si, la guía interior te lo indica de forma clara, y me ha costado mucho “escuchar”, incluso ahora, a veces, se me pasa, pero procuro estar atenta y, cuanto más escucho y menos ruido mental hay, más rápido y claro me llega.

-¿Tienes alguna receta infalible para casos de emergencia?

Si, (dice con una sonrisa) caminar descalza por la playa. Me conecta a los elementos.

-¿Qué aportó el ninjutsu a tu cocina? Me permitió darme cuenta de que ya tenemos todo lo que necesitamos, darme cuenta de que todo tiene su tiempo y de que el ser humano es la conexión entre el cielo y la tierra.

-¿Qué ingrediente de la cultura japonesa incorporaste a tu cocina?   La espada, como ese instrumento que poda las ramas que están podridas, aquellas que ya no tiene que estar, que sobran y, su movimiento es  rápido y certero a la par que elegante.

Armonia

-¿La magia existe? ¿Hay espacio para la magia en tu cocina?

Si, como te decía la cocina es magia, todo lo que sea traer la divinidad, hacer las cosas desde la divinidad que somos, es magia… sólo hay que conocer el truco para que se produzca la magia (me dice con complicidad).

-¿Qué llevas practicando toda tu vida?

El conectar conmigo misma.

Hace algún tiempo me di cuenta de que el espacio donde yo podía estar conmigo misma desde muy pequeña fueron las artes marciales, y esa ha sido la herramienta, el para qué de su práctica no era otro que el poder conectar conmigo misma.

-Dime una palabra, un color, un olor y un sabor que te hayan alimentado.

Una palabra: conexión, la conexión con la vida, conmigo, con los demás.

Un color: el violeta

Un olor: el olor de las mañanas, ¿te lo imaginas? el olor del rocío y de que todo se inicia a la vida después del aparente silencio nocturno.

Un sabor: el dulce

Libros Eva Sandoval

Con lo que sabes, ¿con qué tipo de cocina soñarías?  Con una cocina en comunidad, un grupo de seres humanos que aporten al mundo lo que sea que tienen y que cooperen entre ell@s.

Me pregunto si esa comunidad podría empezar con un paseo descalzos por la playa que nos permita sentir LA VIDA y sus ilimitadas posibilidades…

¿Sabéis? Me gusta la imagen de la espada y, me lleva a pensar ahora que es tiempo de poda, qué podemos cortar elegantemente en nuestra vida; qué es aquello que ya no tiene sentido seguir cargando y de lo que no nos hemos deshecho.

Me respetaré y me dedicaré un ratito a ver qué corto porque ya no tiene más razón de ser en mi vida, será un signo de amor hacia mí misma…

¿Y si todos utilizamos el lenguaje materno y nos respetamos un poquito para ver en el mundo el cambio que queremos?¿Qué sientes que has de podar?

Os dejo hasta nuestro próximo encuentro con el deseo de que sintáis la fuerza de la espada en vuestras vidas, la energía de la tierra en vuestros pies y el lenguaje de La Madre en el corazón.

Luz y alegría

Tundra

Puedes escuchar de la voz de Tundra la entrevista en su blog Conversando con Tundra donde además si paseas por él, estoy segura de que encontrarás conocimiento extraordinario que conectará con la cocina de tu alma…

Deja una respuesta