«Dos monjes iban caminando por un precioso bosque al atardecer; mientras caminaban, oraban y reflexionaban.

Un poco antes de acercarse a un río que tenían que cruzar, el cual no tenía puente para hacerlo, se les acercó una mujer de baja estatura, pidiéndoles que le ayudaran a cruzar el río. Uno de ellos inmediatamente dijo que sí, mientras el otro lo veía con mirada de desaprobación.

El que se apuntó para ayudar a la pequeña mujer la subió en sus hombros y terminado el río la bajó de sus hombros, la mujer quedó muy agradecida con ese monje.

Los monjes siguieron su camino y el que no aprobó la decisión le dijo al monje que ayudó a la mujer a cruzar el río acerca de su comportamiento: Ya no aguanto más, tú sabes que tenemos prohibido mantener contacto con mujeres ¿Porqué subiste a esa mujer a tus hombros?

El monje que había ayudado a la mujer no respondía a las preguntas del otro monje. Siguieron su camino y el monje insistía en sus preguntas, a lo que el otro monje seguía sin responder.

Poco antes de llegar al convento, el monje le volvió a preguntar acerca de lo que había hecho y por fin el monje respondió: Yo dejé a la mujer hace más de cuatro horas en la otra orilla, ¿Por qué tú aún la llevas encima?»

¿Qué llevas ahora mismo encima que no sirve de nada? ¿Con qué sigues cargando que no deja espacio a lo nuevo? Suéltalo Ya 😀

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. oscarguirado

    Gracias por recordar con este cuento lo importante que es nuestro foco. En lo que te enfocas te vives. En lo que te vives acabas siendo. Decide en que te enfocas, decide quien eres. Se tu. 😉

  2. Jc

    Simplemente genial! Un abrazo grande Eva.

  3. Matías

    Buenísimo!! 😀

  4. Jesús Vega

    A que me recuerda esto? a si……
    A nuestros tropiezos, broncas, malentendidos etc…….
    Muy familiar la metafora y desde luego, muy real en nuestra imaginación.
    Innecesaria…….pero real.

    Gracias por este magnifico mensaje.
    Un abrazo

  5. Emilio brujas

    Hace poco le regañe mucho a mi hijo de 5 años un dia por la mañana. Sabia que habia sido excesivo y por la nohe le dije que me habia pasado y me contesta: Pero Papa, todaia estas con eso!!!

  6. Eva

    Buenisímo Emilio!! Gracias por compartirlo

Deja una respuesta