tiempo-y-paciencia

Estamos rodead@s cada día de montones de procesos que requieren tiempo: el crecimiento de una planta, la construcción de una casa, el nacimiento de un bebé, cambiar una bombilla, escribir un post, comprarse un coche, hacer un café, llegar a un lugar, etc…Todos ellos requieren un tiempo que depende de varios factores y todos los factores influyen, por tanto, son una parte necesaria del propio proceso, sin importar si conlleva un segundo o tres años.

Eso significa que estás rodead@ de sabiduría en tu vida diaria:

¿Cuánto tarda el agua en hervir? Pues depende del tipo elemento que usemos para calentarla, podemos usar fuego, vitrocerámica, inducción, etc…también del recipiente que usemos para contener el agua y de lo rápido que encontremos las cerillas, si estamos usando fuego, para encender la llama. Tenemos así una variedad de combinaciones de acciones y elementos con las que podemos hervir agua y con las que necesitaremos un tiempo determinado.
Con la intención de hervir el agua, las acciones requeridas y lo elementos necesarios el agua llegará a 100 grados y hervirá.
Ahora, si cuando el agua lleva 3 minutos al fuego, la miramos, vemos que aún no hierve y apagamos el fuego diciendo: “esto no funciona”, interrumpimos el proceso, es decir, no le damos el tiempo necesario, sea cual sea y seguro que no hervirá.

Cuando queremos cambiar algo o conseguir algo, como por ejemplo abundancia en nuestra vida, “apagamos el fuego” muy a menudo diciendo: “he hecho un montón de cosas y sigue sin llegar la abundancia”, así interrumpimos el proceso deliberadamente. Es común, como no vemos los resultados creemos que “algo estamos haciendo mal” o que “algo no funciona”, en lugar de darnos el tiempo necesario, confiar y hacer todo lo mejor que esté en nuestras manos para cambiar o conseguir aquello que queremos.

Decir, “esto no funciona” o “qué estoy haciendo mal” son formas de castigo que solo sirven para darte cuenta de que te estás castigando.
¿Te imaginas a un bebe la primera que al ponerse de pie y caerse dice: “esto no funciona, lo dejo”? jamás se hubiera puesto de pie. En lugar de eso, dio el siguiente paso según su guía interior tomándose el tiempo necesario y, es niño…fuiste tú.

En lo que sea que estés ahora, puedes elegir volver a decir “no funciona” o dar el “siguiente paso”, ¿Qué eliges?

________

Imagen compartida de la web www.tulogotipo.com

________

Esta entrada tiene 12 comentarios

  1. Cesar

    Gran reflexión, me ha encantado.
    Además estoy en un nuevo proceso personal y me ha venido como anillo al dedo.
    Enhorabuena Eva!!

  2. Eva

    Muchas gracias Cesar. Un abrazo

  3. maite

    Muy buena reflexión y una metáfora excelente en esos momentos donde “la impaciencia” nos vence. Gracias Eva¡ Un abrazo lleno de sonrisas¡

  4. Judith

    M’encanta Eva !! em va super aquest post !!! gràcies ! Judith

  5. Chisco

    Totalment d’acord.
    Un beset

  6. Diana Jara

    Me encanta la manera que encaras para ejemplificar lo mal que hacemos.. Eva gracias

  7. Eva

    Gracias a ti también Diana

  8. Eva

    Un altre per tu 😉

  9. Eva

    Gràcies a tu també bonica

  10. Eva

    Gracias Maite. Otro abrazo para ti <3

  11. anna

    La Paciència és un art difícil d’aprendre, al menys per a mi, o potser es tracta només d’una creença….el cas és que ja he decidit que DEIXARÉ EL TEMPS NECESSARI PER A ACONSEGUIR VEURE COM BULL L’AIGUA. Respectant els moments d’angoixa, i sense recrear-m’hi, superant els enfados per la frustració fruit de la impaciència, i CONFIANT, potser una acció encara més difícil que la mateixa PACIÈNCIA. (em somric quan escric això) Gaudiré del procés, em deixaré temps, confiaré en L’UNIVERS, confiaré EN MI. I ho cel.lebraré agraïda a diari, doncs ja vaig camí del meu propi CANVI.
    Una abraçada Eva

  12. Eva

    Felicitats Anna!! I gràcies per compartir-ho
    Una abraçada molt gran <3

Deja una respuesta